Imprimir esta página
Sábado, 19 Diciembre 2015 09:33

Te quiero con o sin rebequita

Escrito por 
Valora este artículo
(3 votos)

¡Ay!, ¡ay!, ¡ay!... Estoy nerviosa perdida. Sin darme cuenta acabo de hacer un ‘Guti’ y como si llevara las uñas pintadas y un flequillo que acaricia con mimo mis cejas, me he feminizado. Pero es que he visto a Mourinho en una parada de taxis, tan solito, que claro, a uno se le cae la cartera, las llaves de casa y hasta la cremallera de la bragueta.

Ahí estaba él, recostado en una marquesina en la que, casualmente, aparecía Iker Casillas con un champú anticaspa en la mano que probablemente logró atajar en dos tiempos. Se le veía tristón, como la nube que lleva desde agosto apagando el barrio de Chelsea por los resultados de su equipo. Embutido en una rebequita pret-a-porter y con un paraguas ‘supercalifragilisticoexpialidoso’ colgado de su antebrazo, alzaba de vez en cuando la mirada tímidamente para ver si llegaba el taxi de Peter Pan y le llevaba al país de Nunca Jamás.

Me llamó tanto la atención el tamaño de su maleta que todavía sigo dándole vueltas. En esa Samsonite posiblemente quepan las diferentes medallas que han ido colgando en su cuello en estas dos temporadas o, si me apuras, alguna de las múltiples cartas románticas que Eva Carneiro le escribió de su puño y letra. Lo que seguro que no hay tras esa cremallera ribeteada en dorado son esos 55 millones de finiquito que el portugués, supuestamente, se ha negado a coger. Evidentemente, José es consciente de las limitaciones de peso que establecen las compañías de aviones low cost para el equipaje de mano y claro, no quería correr el riesgo de que Román Abramóvich le indemnizara en monedas de una y de dos libras, lo que supondría tener que facturar el monedero.  Pero imagino que habrá algún motivo más detrás de ese acto tan navideño, digno de esos Reyes de Oriente que regalan cosas  o del mismísimo niño Jesús.

 

Así que hemos llegado a ese momento crucial de la historia del Chelsea al que se refirió Mourinho cuando dijo aquello de "si el club me echa, estará echando al mejor entrenador que ha tenido nunca". Como no he tenido el valor de acercarme a ti y susurrarte al oído "vente a Madrid que invito yo pero pagas tú", pues tengo que hacerlo por aquí. Así que si me lees hoy, mañana, pasado o al otro, sacúdete los polvos de hada que te ha rociado Campanilla, abre el paraguas y como si fueras la mismísima Mary Poppins, echa a volar rumbo a Madrid. Es más, si llegas antes de este domingo, dejo hasta que condiciones mi voto.

 

Visto 1493 veces
Eloy Lecina

El mundo necesitaba a alguien que hiciera que las letras se concediesen bailes. Esa tarea me fue encomendada y para llevarla a cabo con éxito decidí sumergirme en un aprendizaje constante. Barcelona es mi escuela, el blog ‘Condenado a la Excelencia’ mi tutor y la chuleta que hace que el movimiento pélvico de las palabras sea seductor y fascinante, el Real Madrid. 

 

Sitio Web: condenadoalaexcelencia.blogspot.com.es/
Inicia sesión para enviar comentarios