Imprimir esta página
Miércoles, 28 Septiembre 2016 19:35

Cristiano contra los francotiradores

Escrito por 
Valora este artículo
(3 votos)

Habrá que hablar una vez más de Cristiano Ronaldo y, ya de paso, desenmascarar a esa legión de francotiradores que viven noche y día apostados en todas las esquinas y rincones imaginables acechando a su más perseguida presa con la intención de borrarle del mapa futbolístico. Cristiano, el único ser vivo del planeta que ha sido capaz no sólo de mirar sin pestañear a la cara a Lionel Messi sino de ganarle en buena lid algunos Balones de Oro, es objeto de una de las mayores faltas de respeto que nunca jamás el fútbol ha contemplado. Sus detractores, muchos de ellos prisioneros de un odio enfermizo a la figura del crack portugués,  repudian su aspecto físico, desprecian su estilo, rechazan sus espectaculares cifras goleadoras, abominan de sus gestos y condenan cualquier acto reivindicativo sobre el extraordinario legado que Cristiano Ronaldo sigue dejando temporada tras temporada. Da igual que acabara el curso ganando la Champions con el Real Madrid y llevando a la selección portuguesa a alcanzar el mayor logro de su historia. Niegan la realidad, aborrecen la admiración que el resto del planeta le profesa y descubren sin el menor recato su permanente sed de venganza por tantas y tantas demostraciones de éxito.

No hace demasiado tiempo Cristiano reconoció que, con el paso del tiempo, comenzaba a darse cuenta de la necesidad de prestar mucho más cuidado a los descomunales esfuerzos que durante su carrera se ha acostumbrado a normalizar. Aún así la imagen de Cristiano abandonando el terreno de juego a falta de veinte minutos para el final del partido en Las Palmas, saludando a su entrenador con gesto serio y contrariado – el gesto más repetido cada vez que un profesional es sustituido – se utiliza para someterle una vez más a un bochornoso juicio sumarísimo con la única intención de manchar su imagen, enfrentarle con Zinedine Zidane y vender egocentrismo. De nada sirve atender al delicado estado físico del jugador, lesionado durante la pasada Eurocopa y obligado a mantener en este inicio de competición una particular pretemporada. Su evolución hacia la mejora de esa condición física que tanto necesita para su fútbol le permitió volver a brillar en Dortmund y desarrollar esa versión infalible de un Cristiano goleador y enchufado para que el Real Madrid salve con nota una de las pruebas más duras de la competición europea.

Temporadas de sesenta y tantos partidos acumulando minutos y minutos con la misma facilidad que caen goles, viajes agotadores para cumplir con el exigente calendario de competición y el mercado de imagen al que se somete un club como el Real Madrid pasan factura y se convierten en una serie amenaza. Cristiano sabe que debe empezar a descansar y a elegir los momentos. Lo sabe Cristiano, lo sabe su entrenador, lo saben sus compañeros de vestuario, su club y también los millones de seguidores que tiene repartidos por los cinco continentes. Lo saben incluso los francotiradores que no retiran su mirada de la mirilla de su carabina ni su dedo del gatillo con el que quieren llevar a cabo el disparo que acabe con él. Un disparo seco y silencioso para ocultar la cobarde acción de malicia y depravación futbolística contra un héroe de nuestros tiempos. Nadie mejor que Cristiano sabe como está Cristiano. Su verdadera respuesta, la única que cuenta, es la que se vio frente al Borussia de Dortmund. Lo que allí vimos todos garantiza el retorno del mejor Cristiano y retrata a sus enemigos. Los francotiradores siguen ahí… Cristiano Ronaldo también.

 

Visto 1701 veces
Alfredo Duro

Lo importante no es el tamaño del perro en la pelea. Lo importante, lo verdaderamente importante, es el tamaño de la pelea en el perro. Y yo tengo muchas ganas de seguir ladrando.

Inicia sesión para enviar comentarios