Imprimir esta página
Jueves, 10 Noviembre 2016 19:26

Hasta que tú quieras, Cristiano

Escrito por 
Valora este artículo
(7 votos)

Lo dijo sin inmutarse. Sin cambiar ese hilo suave y pausado de voz que siempre le acompaña, se gane o se pierda: "Cristiano se tiene que retirar aquí, como yo". Y es cierto que Zidane decidió un buen día y casi por sorpresa colgar las botas como jugador en el Real Madrid pero, ¿lo hará también Cristiano Ronaldo? Seguramente no, aunque ¿qué más da? ¿Acaso importa ahora saber lo que será de nuestras vidas dentro de cinco años, cuando Cristiano tenga 36 y algunos de nosotros muchos más incluso que el portugués? Lo más probable es que, mientras tanto, él consiga algún Balón de Oro más y que el Real Madrid gane alguna que otra Champions, pero ya habrá tiempo de ocuparnos de todo eso.

Ser el mejor jugador del mundo en una época como la actual, en la que el culto al fútbol de toque y la obsesión por lo estético ha contaminado de manera asfixiante todos los debates en una tramposa tendencia en favor de Messi, convierte a Cristiano Ronaldo en un antihéroe del que el Madrid nunca podrá renegar. Tampoco lo hará la historia y seguramente no lo harán sus más enfervorizados enemigos. Aquellos que durante todo este tiempo le han dedicado los más desagradables y lacerantes insultos que jamás se habían utilizado con anterioridad para resolver un noble duelo por el trono del fútbol mundial. A todos ellos Cristiano les ha ganado con un registro goleador inigualable y levantando todos los títulos que han estado a su alcance. Les ha ridiculizado sin compasión y empequeñecido hasta convertirles en simples residuos de basura.

Cristiano y el Real Madrid han formado y forman una sociedad orgullosa con su historia. El portugués encarna el espíritu compulsivamente ganador que diferencia al madridista de cualquier otra especie. En esta fase de su carrera no hay un solo mensaje de tregua hacia su permanente sed de triunfo y éxito. Quiere más y se lo impone sin ninguna concesión hacia su espectacular galería de conquistas. En su incomparable doctrina competitiva esa galería estará incompleta en tanto en cuanto no llegue el próximo título. Por eso Cristiano estará en el Real Madrid hasta que él quiera. Hasta que su indomable espíritu ganador diga basta. No hay prisa.

 

Visto 1529 veces
Alfredo Duro

Lo importante no es el tamaño del perro en la pelea. Lo importante, lo verdaderamente importante, es el tamaño de la pelea en el perro. Y yo tengo muchas ganas de seguir ladrando.

Inicia sesión para enviar comentarios