Imprimir esta página
Sábado, 10 Junio 2017 11:57

¿Te merece la pena salir, Álvaro Morata?

Escrito por 
Valora este artículo
(1 Voto)

Múltiples noticias se escuchan sobre Álvaro Morata en estos días, el ariete del Real Madrid, a pesar de haber sido clave para su equipo, parece encontrarse bastante cansado del poco protagonismo que su entrenador le ha ido otorgando. Si bien comenzó la temporada con algo más de protagonismo, la situación comenzó una curva descendente que dejó a Álvaro en una situación nada cómoda, aunque posteriormente llegara la época de las rotaciones en la que volvieron los minutos para el ariete: eso sí, contra equipos de menor entidad casi siempre. No creo que pase por su cabeza que fue un "error" (entre comillas, por supuesto) regresar a la entidad blanca, y más habiendo ganado tantos títulos, pero estoy seguro que le habría gustado tener más protagonismo en partidos importantes. Álvaro tiene clavada esa espina, pero desde aquí te aconsejo que hagas de tripas corazón, y la arranques de cuajo. Salir del Real Madrid no puede ser una opción para alguien que ha peleado tanto siempre por estar aquí. Y más, si te remites a los antecedentes cercanos. ¿Qué jugador reciente ha salido del Real Madrid y no se ha arrepentido inmediatamente de ello? Se me ocurren muy pocos ejemplos, la verdad.

Por lo injusto del asunto, pues se ha ganado de sobra seguir, y con la intención de recordar su lucha continua, me animo a escribir estas líneas, aprovechando la ocasión para escribir algo que llevo tiempo queriendo publicar; pero el motivo que más me impulsa a realizar este artículo es realizar un homenaje a un jugador que guste más o guste menos, tengo la sensación de que siempre ha dado todo por cumplir su sueño con la máxima profesionalidad. Para ello voy a resumir un poco los primeros pasos de Álvaro Morata en el Real Madrid con un propósito doble: ayudar a la gente a conocer más al jugador y de paso hacerle recordar, si tiene a bien leer estas líneas, todo lo que ha pasado.

Pasando de puntillas por sus inicios en otros clubes, pero sin dejar de mencionar hitos personales como haber sido el máximo goleador de la Nike Cup o elegido como el mejor jugador del Torneo de Torrevieja, hay que dejar constancia de que el hecho de que Álvaro Morata estrenara la camiseta blanca al incorporarse al Juvenil C es un hecho prácticamente conocido por todos. Sin embargo, que al término de dicha campaña logró dar el salto al Juvenil A y al Real Madrid C ya es un dato mucho menos conocido y especialmente menos valorado. Y aquí hay que valorar especialmente a Alberto Toril, entrenador de ese Juvenil A, que se atrevió a dar la oportunidad a muchos jugadores del 92 cuando dirigía a la promoción del 91: Fernando Pacheco, Álex Fernández, Dani Carvajal, Pablo Sarabia, Fran Sol, Rubén Sobrino y por supuesto Álvaro Morata son la prueba viviente de esta información. A pesar de corresponderles pertenecer al Juvenil B (Nacional Juvenil) participaron en el División de Honor y algunos de ellos tuvieron la fortuna de incluso progresar más y participar en la Segunda División B con el Castilla (Pablo Sarabia) o en Tercera División con el Real Madrid C (Álvaro Morata y Fran Sol). Tras los éxitos ya conocidos por todos (victoria de la Liga in extremis ante el Rayo Vallecano, Copa de Campeones y finalistas de la Copa del Rey) llegó la promoción al Real Madrid Castilla aunque antes de ello realizó la gira con el primer equipo debutando ante el Club América y participando también ante Los Ángeles Galaxy. Una experiencia inolvidable para cualquier jugador y en donde empezó su feeling con José Mourinho que se fijó en él. No en vano fue su primer goleador.

Tras la gira americana llegó el momento de volver con su equipo, el Real Madrid Castilla, pero no debutó con el mismo hasta el último amistoso fijado de pretemporada. No fue impedimiento para él y anotó el único gol ante fue un equipo de la entidad del Alcorcón, su primer gol con la elástica del Castilla. Con la pretemporada cerrada, llegó la temporada oficial y Álvaro debutó como titular en la primera jornada, aunque sin ser el 9 de referencia, ante el Coruxo. Su primera vuelta fue algo discreta pues tardó algo en aclimatarse (marcó su primer gol oficial ante el Alcalá en la jornada 11 y otro ante el Lugo en la jornada 14 en el primer minuto de partido). Sin embargo, aprendió mucho en los entrenamientos y convocatorias del primer equipo, y realizó una segunda vuelta de escándalo en la que marcó trece goles (dos ante el Coruxo en la jornada 20, uno ante la Universidad de Las Palmas en la jornada 21, otro ante el Celta B en la jornada 22, siguió la racha consecutiva con otro tanto ante el Extremadura en la jornada 23, tres goles ante el Deportivo B en la jornada 25 -necesitando únicamente 44 minutos para ello-, un tanto ante el Atlético B -jornada 29-, Alcalá -30-, su posiblemente mejor gol de la temporada ante el Badajoz en la jornada 36 tras haber perdido un poco de protagonismo, y anotando el último de ellos ante el Rayo Vallecano B). 14 goles a los que hay que añadir el tanto anotado en los playoffs de ascenso (partido de vuelta) ante el Alcoyano y que le hicieron terminar la temporada con quince dianas en su haber. Algo muy meritorio para un jugador, que recordemos, por edad aún tenía que pertenecer al juvenil.

El año siguiente, como jugador profesional ya de pleno derecho, se mantuvo en el Castilla y llevó a su equipo al merecido ascenso junto a sus compañeros. Además protagonizó un gran Europeo sub19 en el que obtuvo el premio al máximo goleador del torneo. El resto, es prácticamente conocido por todos. Llegó la Segunda División, la alternancia con el primer equipo, el ascenso de pleno derecho, la Décima, la salida a Turín, y por último su regreso la pasada campaña.

Da cierta sensación de vértigo ver todo lo que ha pasado el delantero madridista y como esta información es prácticamente inaccesible en la red e ignorada por casi todos los aficionados. Del 'niño' que lloraba tras Drenthe hacerle una durísima entrada y que era consolado por José Mourinho, o del jugador que se distraía en la gira americana al ver el físico trabajado de sus compañeros de equipo, no queda ya prácticamente nada. Ahora queda un auténtico guerrero que tiene una misión por cumplir, seguir triunfando en el Real Madrid, y que si sigue siendo 'el de siempre', peleará por esa misión hasta morir en el intento, sin miedo a lo que venga de fuera.

PD: Para aportar de soporte visual la información de esta temporada, he recopilado todos los goles de su primer año con el Real Madrid Castilla en un vídeo, una tarea bastante complicada, pero muy provechosa. Por desgracia no he encontrado dos de sus goles (jornadas 11 y 14, ni tampoco su primer gol en pretemporada ante el Alcorcón).

Visto 1811 veces
Julio J. Sánchez Barreda

Nacido en Ávila, a finales del año 1993, aunque no tardé en venirme a Madrid a vivir. 

 

Soy graduado en Derecho por la Universidad Rey Juan Carlos, abogado del Ilustre Colegio de Abogados de Madrid, así como un fiel seguidor del Real Madrid y por supuesto, de su cantera, a la que siempre he apoyado de manera incondicional. 

 

Intento apoyar lo máximo posible a todos los futuros jugadores del mundo del fútbol haciendo multitud de temas y vídeos sobre ellos poniendo mi granito de arena para que cumplan su sueño. 

@JulioTFP

Inicia sesión para enviar comentarios