Imprimir esta página
Domingo, 09 Abril 2017 20:01

RMB 86 - 82 BAS: Doncic arregla un partido horroroso

Escrito por 
Valora este artículo
(0 votos)

El Real Madrid venció con mucho sufrimiento al Baskonia (86-82), un serio rival que estuvo a punto de dar la sorpresa en un partido francamente malo. Los blancos adolecieron a ratos de espíritu ganador, quizá víctimas de la gran cantidad de partidos jugados hasta el momento. La superioridad reboteadora ofensiva del Baskonia fue la nota más negativa del partido que fue contrarrestada con la gran actuación de Doncic (32 de valoración). Llull esta vez jugó un partido pésimo y Laso debió sentarle algún minuto, y sólo se decidió el partido en el último minuto. Esta victoria da el billete para los playoffs a los hombres de Laso.

En el primer cuarto se vio lo que iba a ser el guión del partido. Ataques horrorosos de los blancos y los visitantes, sin hacer nada del otro mundo, se pusieron por delante. Hasta el minuto 5 no anotó el Real Madrid. No entraba una y Llull esta vez no daba con la tecla para darle un empujón al ataque. Tampoco ayudaban el resto de los titulares blancos. Por los vitorianos, la fluidez ofensiva entre Budinger y Larkin, con Beaubois saliendo del banquillo y aprovechando multitud de segundas opciones daban la ventaja al Baskonia. Y a pesar de hacer unos minutos francamente malos, el Madrid despertó tras el ecuador del primer cuarto y así pudo maquillar el resultado tras los primeros diez minutos coincidiendo con un bajón del Baskonia. Así las cosas, el resultado era 16-18 al final del primer cuarto.

Con la entrada de Doncic, el Madrid, ganó en movilidad. El eslovena supo darle el ritmo necesario al partido. El Madrid necesitaba un repulsivo y la perla balcánica se lo proporcionó. Con sus jugadas, sus entradas, pases y sin olvidarnos de los rebotes (consiguió hasta 13) hizo despertar al público que se había quedado bastante apagado viendo a los blancos tras el primer cuarto. Junto a Doncic, Randolph echó una mano, defensivamente hablando, con 3 chapas espectaculares. El Madrid, poco a poco, fue remontando y se fue al descanso ganando tras un mate de Hunter con el 40-37.

Tras la reanudación, el tercer cuarto se hizo muy largo. Entre otras cosas, porque los colegiados se volvieron locos. Pitaron hasta 2 técnicas al Madrid (alguna bastante rigurosa), luego compensaron con otra al Baskonia. Sin embargo, los visitantes no lo aprovechaban y no se fueron en el marcador. Reyes saliendo del banquillo aportaba también con su habitual garra y se llegó a convertir en el máximo anotador de la historia del Real Madrid en este partido con 5.313 puntos. Hunter en el terreno rebotador también echaba una mano y Randolph con sus habituales mates ponía el espectáculo  y el marcador estaba 65-59 tras los treinta minutos.

Con el último cuarto en juego, el Madrid se volvió a dormir, y el Baskonia liderado por Beaubois, Voightman y Hanga remontaron una ventaja madridista de +8. Sin embargo, no terminaban de rematar el partido y el Madrid, espoleado por su público, sí que al menos tenía el partido en la mano, sin dejar de tener fe, a pesar de jugar uno de los peores partidos de la temporada. Evidentemente el (mal) juego de Llull se vio reflejado en el Madrid y excepto Doncic, que sí dio un paso al frente, al resto de los jugadores se les vio atenazados. A falta de 45 segundos y perdiendo el Madrid, una falta antideportiva de Budinger a Doncic enterró las opciones del Baskonia, que había hecho un partido muy serio. Era evidente que esa falta sobraba, quedando todavía mucho tiempo, pero fue eso lo que favoreció al Madrid para cerrar el partido. Al final 86-82, nueva victoria blanca, billete para los playoffs y a pensar en el Betis el día 15 de abril, antes de comenzar la serie de playoffs de Euroliga contra el Darussafaka.

Visto 599 veces Modificado por última vez en Domingo, 09 Abril 2017 20:06
Alberto García

Perteneciente a la gran cosecha del 72, salido del colegio, que no de la cantera, del San Viator me contagié del baloncesto por mis hermanos mayores. Fui uno de los que pasaron las noches en vela viendo a la selección española en ese verano mágico de los Ángeles 1984. Bastante malo como jugador, lo compenso con mi afición al Real Madrid. Gran seguidor de los Golden State Warriors, admirador de Chris Mullin. Diplomado en Trabajo Social y Licenciado en Ciencias del Trabajo. Pasé un año de mi vida en Irlanda intentando mejorar mi inglés. Estuve también 5 años trabajando en Europ Assistance. Funcionario de carrera de la Comunidad de Madrid desde 2005, sirvo con dedicación y ahínco al ciudadano de a pie.

Inicia sesión para enviar comentarios