Imprimir esta página
Sábado, 26 Octubre 2013 07:18

FCB-RM: Por comodidad, por tranquilidad y por estética

Escrito por 
Valora este artículo
(0 votos)

Era el 12 de diciembre de 1990. Hugo Sánchez se acomoda su masculinidad en el Camp Nou después de que el Real Madrid no pudiera abandonar el césped de ese estadio tras vencer a un Barcelona en el que Cruyff y Stoitchkov fueron expulsados. Las imágenes dan la vuelta al mundo y el delantero azteca se explica: "Todos los movimientos que realizo pasan por comodidad, por tranquilidad y también por estética". Pues por esas tres mismas circunstancias, comodidad, tranquilidad y estética, el Real Madrid sale a ganar hoy en casa de su sempiterno rival (18:00, C+Liga y GolT) en un encuentro en el que Gareth Bale será por fin titular en Liga entre los de Ancelotti.

Lo primero es la comodidad. El Real Madrid lleva unos partidos en los que se siente como tomando un vermú en el bar de abajo cuando juega ante el Barcelona, siendo incluso capaz de derrotarle con el equipo suplente, tal y como sucediera en el último duelo entre ambos equipos de la pasada temporada. Los blancos consiguieron encontrar la llave que desactiva el juego azulgrana y estos acabaron desesperados y con el miedo escrito en sus caras. Ha cambiado el inquilino de ambos banquillos, se estrenan Martino y Ancelotti en estas lides, y habrá que ver si el sello de sus entrenadores varía también el sino de estos encuentros.

Después llega la tranquilidad. El Real Madrid, ya saben, es el reactor escacharrado de Fukushima a punto de reventar aunque gane todos sus partidos goleando. Pese a que en su caso no sólo es que de vez en cuando surjan filtraciones radiactivas, sino que también sigue sobreviviendo a los impulsos tóxicos de una Prensa que dice ser afin y que no pasa de ejercer de Mortadelo y Filemón en cualquier misión de la TIA, y no sólo porque en la parejita de Ibáñez uno de los dos tuviera la costumbre de disfrazarse. Ganando en un campo que se ha convertido en talismán, y entre el fervor del público azulgrana coreando a gritos la petición de la afición vikinga solicitando la "independencia" del club de los medios, este proyecto que acaba de iniciar su travesía tal vez encuentre 48 horas de paz.

Y acaba todo, claro, por la estética. El Real Madrid puede situarse por delante del Barcelona en la tabla pese a que hace diez días era un equipo desahuciado, incapaz y destinado a dedicarse a la recolecta de higos chumbos y no a disputar todos los títulos en liza. Eso, el Real Madrid mirando la coronilla de su rival desde un escalón superior, es lo que ha sido tradicionalmente la Liga española y la circunstancia que hoy a eso de las 19:50 puede volver a darse para que aquellos que buscan las clasificaciones sientan que todo sigue su curso habitual.

Pero antes está el partido. Ancelotti dejó caer, aunque con ese tono tan suyo de italiano de las Rías Altas en las que no sabes si va o si viene, que Bale y Varane están listos para ser titulares. La entrada de primero dejaría en el banquillo a ahora mismo plano, que no pleno, Benzema y el dibujo del equipo sería el de ocho gladiadores cerrando líneas de pase y tres caballos desbocados (Di María, Ronaldo y el propio Bale) rugiendo carretera arriba. La entrada de Varane, más sorprendente si se produce, dejaría en el banquillo a Pepe o Ramos, con más papeletas para que sea el luso el que deje el once inicial. El resto, el mismo que parece haberse convertido en habitual desde que a Isco le han comenzado a pesar en las piernas los kilómetros del Europeo Sub-21 del pasado verano.

Enfrente, lo mismo de todos los años, pero con menos toque de distracción, menos remate, menos Messi y menos, aún menos, contundencia defensiva. El Barcelona ha bajado varios metros de la cima donde alcanzó a situarse y hoy tiene el que de verdad es su primer envite serio de la temporada, alfombra roja hasta final de noviembre en los sorteos. Porque eso de que las bolitas siempre le favorezcan si que le da comodidad y tranquilidad al único equipo de fútbol para el que lo más importante es la estética.

Visto 7766 veces
Miguel Queipo de Llano

Estuve en Ámsterdam 98, París 00, Lisboa 14, Milán 16 y Cardiff 17; y además vi ganar 12 Ligas, 1 Copa del Mundo de Clubes, 1 Copa del Rey, 1 Supercopa de Europa y 9 Supercopas de España como espectador in situ. Por la tele han caído más. Y siempre con el señorío que me enseñaron los más grandes: Don Santiago, Don Alfredo, Juanito, Hugo Sánchez, Fernando Martín, Drazen Petrovic, Cristiano... Existen otros madridismos, y quizás mejores, pero el más divertido es éste.

@soymadridista

Sitio Web: www.soymadridista.com
Inicia sesión para enviar comentarios