Imprimir esta página
Martes, 10 Diciembre 2013 21:14

COP 0 - 2 RM: Etiqueta naranja

Escrito por 
Valora este artículo
(1 Voto)

El Madrid va dejando su sello. Orange label, etiqueta naranja, signo de distinción, sabor añejo. Sobre el impracticable terreno de juego del Parken, los de Ancelotti, en un partido muy serio y en el que no le volvieron jamás la cara al encuentro pese a que todo el pescado estaba vendido, tanto la clasificación como el primer puesto del grupo. Todo lo contrario: en medio del sembrao, el Madrid, de la mano de unos excelentes Xabi Alonso y Luka Modric, se puso el frac para salir de vendimia. Un golazo del croata abrió la lata y la voracidad de Cristiano Ronaldo hizo el resto.

Partido a partido, lo que Ancelotti quiere de este equipo se ve más nítido. Salvo el 'fútbol interruptus' copero, el equipo crece y crece cada vez que salta al verde, aunque a veces sea tan poco verde, más bien marrón, como el del Parken. Agrupados entorno a la inmensa ascendencia de un Xabi Alonso imperial, que le da no sólo salida de balón al equipo o prestancia defensiva, sino también un orden táctico que convierte al Real Madrid en una apisonadora, el conjunto madridista sabe a qué juega, cómo lo tiene que hacer y, encima, sin titubear ni por un instante.

La lesión de Khedira obligó a Ancelotti a cambiar el dibujo, pero en vez de hacer un drama de la ausencia del alemán, el italiano ha encontrado una solución sobresaliente. Durante el primer tiempo, y pese al deplorable estado del césped, Modric e Isco se aliaron para destrozar al Copenhague jugando entre líneas y encontrando a un buen Benzema y a la trituradora de Cristiano Ronaldo, que cuando anda con hambre es capaz de matar a un elefante lanzándole un mondadientes. Con dos jugones en la sala de máquinas y con Xabi Alonso dándole sentido a cualquier acción del equipo, el arreón inicial de los locales, que fue rondar los tres cuartos de campo sin poner en problemas a Casillas, duró un suspiro. En cuanto el Madrid le tomó el pulso al césped y decidió tocar por abajo, los daneses fueron literalmente barridos. Abrió la lata a los 25 minutos Luka Modric con un golazo descomunal, recortando con la izquierda y engatillando con la derecha a toda la escuadra. Fue el único gol, pero el Madrid mereció más porque lo bordó en esos 45 minutos.

Los blancos sólo se vieron apurados a balón parado, sobre todo en un gol anulado a los daneses después de una jugada en la que Casillas no se hizo grande en su área pequeña y tuvo la fortuna de que el delantero rival tocó el balón con el brazo en lugar de hacerlo con la cabeza. Sólo así, a pelotazos, llegaba el Copenhague a rondar la defensa blanca, donde Nacho, como siempre sin estridencias y demostrando su madera de líder en varias ocasiones, destacó sobremanera.

El segundo tiempo comenzó con el segundo gol madridista, de Cristiano Ronaldo tras asistencia de Pepe, y ahí acabó lo que se daba. El Madrid había impuesto su etiqueta naranja y el resto del encuentro fue un ir dejando transcurrir los minutos, con ocasiones de todos los colores para los de Ancelotti, incluyendo un penalti fallado por Ronaldo y una ocasión a puerta vacía en la que Bale, quién sabe si lastrado por su hernia, fue incapaz de impulsar el balón y cayó estrepitosamente de culo. El galés fue, de largo, el que más chirrió durante el partido. Pero es lo de menos, el 0-2 y toda la retahíla de récords cubiertos durante el encuentro la misión estaba más que cumplida. Y, sobre todo, que la etiqueta naranja ya mete miedo.

Visto 2202 veces
Miguel Queipo de Llano

Estuve en Ámsterdam 98, París 00, Lisboa 14, Milán 16 y Cardiff 17; y además vi ganar 12 Ligas, 1 Copa del Mundo de Clubes, 1 Copa del Rey, 1 Supercopa de Europa y 9 Supercopas de España como espectador in situ. Por la tele han caído más. Y siempre con el señorío que me enseñaron los más grandes: Don Santiago, Don Alfredo, Juanito, Hugo Sánchez, Fernando Martín, Drazen Petrovic, Cristiano... Existen otros madridismos, y quizás mejores, pero el más divertido es éste.

@soymadridista

Sitio Web: www.soymadridista.com
Inicia sesión para enviar comentarios