Imprimir esta página
Sábado, 25 Enero 2014 16:26

RM 2 - 0 GRA: Despertador de oro

Escrito por 
Valora este artículo
(0 votos)

El Real Madrid se acuesta líder, que no es poco, año y medio después, tras derrotar 2-0 al Granada. A los blancos les costó deshacer el entramado táctico de los nazaríes, pero cuando Cristiano, con una soberbia chilena, ejerció de despertador, el Madrid acudió al rescate y apabulló a los andaluces en una brillante segunda parte. Ahora toca esperar a ver qué hacen los rivales, pero desde las alturas las vistas son cuanto menos sugerentes.

Hubo que esperar al segundo tiempo para que el Real Madrid compareciera al partido. O más que al segundo tiempo, a la prolongación del primero. Hasta ese momento, minuto 46 del acto inaugural, los de Ancelotti fueron un equipo tan plano que una tabla de planchar a su lado parecía el Tourmalet. El equipo saltó al césped tal vez despistado por la celebración del Balón de Oro de Cristiano Ronaldo. porque no había mordiente y no había intensidad, los defectos que el italiano señala (casi) siempre en sus comparecencias públicas.

El primer tiempo fue especialmente cruel con Gareth Bale, quien primero dejó la banda de presidencia llena de cáscaras tras llevarse un patadón en todos los galeses de Murillo que excepto para el espantoso colegiado Gil Manzano fue roja para toda la humanidad, y después tuvo que enfrentarse a la soledad de su carril: sin apoyos en corto con quien asociarse, sin tener la ayuda de Carvajal doblándole y cubiertas sus diagonales (buen planteamiento táctico de Alcaraz, especialista en telas de araña), sólo le quedaba la opción de echarse el balón el largo y tratar de centrar desde línea de fondo. Algo que, por lo visto, no agradó al Bernabéu, que se puso a murmurar como si no hubiera mañana.

Con algún chispazo de Modric que no acababa en remate franco y un par de ocasiones de Benzema, en fuera de juego, y un remate al palo en propia parte de Iturra, el Madrid aburría a las ovejas. Hasta que llegó ese minuto 46 y Ronaldo enganchó con una chilena violentísima que Roberto, en un paradón antológico, desvió pese a que fue a apenas dos metros de su nariz. Aquella jugada fue el toque de corneta que el Madrid necesitaba, porque la segunda parte fue otra cosa.

Los de Ancelotti salieron enchufadísimos, con Jesé en el lugar de Bale, y las ocasiones comenzaron a llegar como un torrente sobre la meta granadina, con los nazaríes ya incapaces de buscar refugio ante el chaparrón que se les venía encima. Tras un par de jugadas de Modric que no fueron gol de milagro, los andaluces pecaron de pardillos al sacar rápidamente una falta a favor con Fatau en el suelo. El Madrid recuperó y Cristiano, tras buscarse huecom, engatilló un gran gol para desvirgar el marcador, al filo de la hora de juego.

La resistencia del Granada acabó ahí: Roberto se erigió como candidato al Guante de Oro 2014 con una exhibición bajo palos portentosa mientras los de Ancelotti se estrellaban contra sus manoplas o, de nuevo, contra el larguero, hasta que Benzema, aprovechando una buena llegada de Marcelo, remató el segundo y apuntilló el partido, que agonizó entre los recortes de un Isco que estuvo muy bien los minutos de los que dispuso, y el liderato de la Liga. No fue el mejor partido del Real Madrid, no, pero con un despertador de oro los partidos son bastante más llevaderos: gracias a Cristiano Ronaldo.

Visto 957 veces Modificado por última vez en Sábado, 25 Enero 2014 16:52
Miguel Queipo de Llano

Estuve en Ámsterdam 98, París 00, Lisboa 14, Milán 16 y Cardiff 17; y además vi ganar 12 Ligas, 1 Copa del Mundo de Clubes, 1 Copa del Rey, 1 Supercopa de Europa y 9 Supercopas de España como espectador in situ. Por la tele han caído más. Y siempre con el señorío que me enseñaron los más grandes: Don Santiago, Don Alfredo, Juanito, Hugo Sánchez, Fernando Martín, Drazen Petrovic, Cristiano... Existen otros madridismos, y quizás mejores, pero el más divertido es éste.

@soymadridista

Sitio Web: www.soymadridista.com
Inicia sesión para enviar comentarios