Imprimir esta página
Domingo, 31 Agosto 2014 20:35

RSO 4 - 2 RM: Los de rosa fueron unos lilas

Escrito por 
Valora este artículo
(4 votos)

¡Con lo que nos han dado! Nos dieron la Copa del Rey, la Décima y la Supercopa de Europa, sí. Pero eso no es más que historia. El Real Madrid protagonizó el mayor de los esperpentos posibles ante la Real Sociedad en Anoeta, dejándose no sólo remontar (4-2) un partido en el que estaba arrollando desde el inicio, sino terminando masacrado por sus propios errores, arrastrado por la indolencia. El club madridista no aprende: desde la era dorada de Di Stéfano, cada vez que hay un gran éxito llega un desplome, el Dolce far Niente, los Ferraris (o los Bugatti Veyron, que lo mismo da). Y nadie hace nada por solucionarlo.

Lo de Anoeta es, sin duda, para hacérselo mirar. Bien es cierto que la primera plantilla contaba con dos bajas, Cristiano Ronaldo y Fabio Coentrao, pero es que a falta de Chicharito lo que hay es tan poco que no se le pueden pedir peras al olmo. Los blancos, que estrenaban equipación rosa, fueron unos lilas. En un arranque demoledor, casi para enmarcar, los de Ancelotti se pusieron 0-2 en el marcador, golazos de Sergio Ramos tras córner y fantástico tanto de Bale con caño y latigazo. El Madrid llegaba y llegaba y la Real parecía un monigote... Hasta que algo hizo click.

Lo hizo tras encajar el 1-2, en un error defensivo tremendo de toda la defensa y de un Casillas que se debe creer que la raya de gol está pintada por el spray del árbitro y no se adelanta a ella ni acompañado por una pareja de la Guardia Civil de camino al cuartelillo. El tanto, como tres de los cuatro con llegadas al segundo palo con los laterales perdiendo la marca, provocó que el Madrid implosionase. Lo que era un equipo que lucía formidable, tanto que hasta el rosa resultaba resultón, pasó a ser un guiñapo en manos del rival. Lo que era presión alta pasó a ser una carrera de pollos sin cabeza. Lo que estaba siendo una exhibición de un gran Isco acabo con el malagueño inmóvil en las carreras hacia atrás. Lo que era una lección de Kroos pasó a ser el caso del primer alemán despistado de la historia. Los únicos que se mantuvieron regulares durante el partido fueron James y Benzema: nada por delante y nada por detrás.

El Madrid, atenazado por sus gravísimos errores defensivos, fue poniendo la cara para que la Real le abofeteara sin piedad, con público: uno, dos, tres y cuatro. Todos menos uno desde dentro del área pequeña, ante la pasividad de la defensa y del portero. Con el equipo roto, larguísimo, sin presión, los de rosa ejercieron de lilas en Anoeta. Esto es la Liga, no un amistoso veraniego. Y es agosto y el equipo ya se ha descolgado. Una historia que suena, desgraciadamente, demasiado. La lección que de verdad debe aprender el Real Madrid de una vez.

Visto 1847 veces
Miguel Queipo de Llano

Estuve en Ámsterdam 98, París 00, Lisboa 14, Milán 16 y Cardiff 17; y además vi ganar 12 Ligas, 1 Copa del Mundo de Clubes, 1 Copa del Rey, 1 Supercopa de Europa y 9 Supercopas de España como espectador in situ. Por la tele han caído más. Y siempre con el señorío que me enseñaron los más grandes: Don Santiago, Don Alfredo, Juanito, Hugo Sánchez, Fernando Martín, Drazen Petrovic, Cristiano... Existen otros madridismos, y quizás mejores, pero el más divertido es éste.

@soymadridista

Sitio Web: www.soymadridista.com
Inicia sesión para enviar comentarios