Imprimir esta página
Sábado, 24 Enero 2015 16:47

COR 1 - 2 RM: No lo merezco pero lo trinco

Escrito por 
Valora este artículo
(2 votos)

No brilló la C, de Cristiano, más bien todo lo contrario. Esta vez fue la doble B, Benzema y Bale, la que le salvó al Madrid de un estropicio escandaloso en Córdoba. El triunfo agónico de los blancos, 1-2, en un campo donde no se ganan Ligas pero sí que se pierden fue de todo menos brillante. Más bien, todo lo contrario. Porque los de Ancelotti jugaron peor al fútbol de lo que uno es capaz de recordar. Sin tensión, sin organización, sin chispa, sin ganas... Pero ganaron.

Fue un partido marcado desde el arranque, porque una mano de Ramos en el área, después de que el balón tropezara primero en su muslo y luego en su estómago, puso al Córdoba por delante cuando el sol daba de cara sobre el área de un Casillas que, teniendo la opción de elegir campo en el sorteo, decidió que había que ir a la machada y escogió la peor opción. El gol de Ghilas de penalti era el presagio de que aquello iba a ser un descalzaperros. Y vaya que si lo fue.

El Madrid, como viene siendo costumbre en este 2015, monopolizó el control del balón, pero sin ninguna profundidad. El Córdoba, bien atrincherado en su área, tampoco tenía que emplearse al límite ante la apatía madridista. La defensa hizo aguas por todas partes. Bebé y Ghilas por las bandas crearon el caos ante dos apáticos Carvajal y Marcelo y la brega de Florin Andone desquició a Ramos (en su mala línea habitual de los últimos tiempos) y a un Varane que si en la primera parte anduvo sólido aunque abusando del pelotazo, en la segunda fue un manojo de nervios.

Pero el centro del campo no funcionó mejor. Kroos intentaba achicar agua mientras Khedira era un cero a la izquierda y James se desesperaba porque era él contra el mundo ante la falta de movilidad de los arriba, completamente aislados, sin oler un balón. Hasta que apareció Benzema, cazando un rechazo provocado por el mismo tras un córner y llevó el 1-1 al marcador en el único remate entre los tres palos de los madridistas en el primer tiempo.

Pero si la primera parte fue mala, la segunda fue aún peor. Al menos, en el arranque. El Córdoba perdonó tres claras ocasiones para adelantarse, una de ellas un remate al larguero de Florin, y el Madrid era incapaz de crear peligro, totalmente desdibujado y dando la sensación de que tiraba la Liga por el sumidero. Pero el Córdoba, en el tramo final, se equivocó. Después de demostrar que su planteamiento inicial era el correcto, Djukic planteó en el tramo final un partido de ida y vuelta. Y ahí murió el Córdoba. Por mala suerte, pero murió.

Con Cristiano autoexpulsado por darle una patada a un rival, el Madrid se encontró con una falta en la frontal a falta de tres minutos para el final del encuentro. Bale, luciendo galones, decidió que ésa era su falta. Pudo haberlo sido, pero no lo fue: su lanzamiento fue rechazado con la mano por Fede Cartabia, que también fue expulsado. Penalti. Y Bale de nuevo tomó la responsabilidad y clavó el lanzamiento. 1-2. Puede que haya sido injusto, será complicado seguro ver al Madrid jugar tan rematadamente mal tanto en ataque como en organización defensiva, pero los tres puntos vuelan al Bernabéu y la Liga sigue. Como decía Don Alfredo di Stéfano, "no me lo merezco pero lo trinco".

Visto 1439 veces
Miguel Queipo de Llano

Estuve en Ámsterdam 98, París 00, Lisboa 14, Milán 16 y Cardiff 17; y además vi ganar 12 Ligas, 1 Copa del Mundo de Clubes, 1 Copa del Rey, 1 Supercopa de Europa y 9 Supercopas de España como espectador in situ. Por la tele han caído más. Y siempre con el señorío que me enseñaron los más grandes: Don Santiago, Don Alfredo, Juanito, Hugo Sánchez, Fernando Martín, Drazen Petrovic, Cristiano... Existen otros madridismos, y quizás mejores, pero el más divertido es éste.

@soymadridista

Sitio Web: www.soymadridista.com
Inicia sesión para enviar comentarios