Imprimir esta página
Domingo, 29 Noviembre 2015 16:29

EIB 0 - 2 RM: Un helado en Ipurua

Escrito por 
Valora este artículo
(3 votos)

Tres puntos, pero las mismas dudas. El Real Madrid sacó la victoria (0-2) de Ipurua ante un Eibar peleón pero inofensivo. Un gol de Bale tras un gilicórner y un penalti transformado por Cristiano Ronaldo ayudan a la recuperación anímica de un equipo que parece destrozado, sin chispa, sin alegría y sin unidad. Pero al menos, se gana.

Que el Madrid vive deprimido, como si fuera Bridget Jones comiendo helados de nata, quedó patente desde el arranque del partido. James, otrora el mejor jugador de largo de este equipo, está más desenchufado que el protagonista de Mar Adentro. Los jugadores, sí, corren, pero lo hacen de manera individual, sin lograr coordinación como equipo, sin que los jugadores sean capaces de hablarse entre ellos, ni para echarse una bronca ni para darse ánimos. Un equipo que se mueve a espasmos y que depende exclusivamente de que alguien, de repente, recupere al jugador que era, con el cuerpo que tenía este verano.

El Madrid encontró en cuatro ocasiones un fogonazo en forma de flash-back: un pase de Kovacic a Cristiano Ronaldo que el portugués erró mano a mano con Riesgo; otro buen pase filtrado de Lucas Vázquez que el portugués, peleado con el mundo pero sobre todo, por encima de todas las cosas con el gol, volvió a desperdiciar encarando mano a mano al portero armero; entre medias, un gran centro de Modric, tras gilicórner, que encontró la palmera que Bale lleva sobre su cabeza y que acabó en gol. El último fue de nuevo Lucas Vázquez, que a ganas no le supera nadie, forzando un penalti cuanto menos dudosillo (antes hubo uno escandaloso sobre Ronaldo pero su terrible teatralización de la caída lo mandó al limbo) que provocó que el Madrid cerrara el encuentro cuando quedaban siete minutos para el final.

Pero entre medias, la nada. El Madrid aburre a las ovejas: los de arriba no se mueven (y da igual quién juegue, en Eibar no lo hizo Benzema, por ejempo), los de el centro no encuentran más que pases horizontales completados ante la falta alarmante de sangre del equipo y la defensa demasiado hace con no reventar ante la falta de ayudas defensivas que reciben. Los de Benítez tuvieron el control del balón, aunque en algunas ocasiones les costó un mundo sacarlo jugado debido a la presión adelantada del Eibar, pero su juego fue más deslabazado, e igual de feo, que la nariz de Rossy de Palma. Al menos Keylor Navas no tuvo que tirar de milagros para salvar el honor blanco, porque el Eibar es precisamente eso, el Eibar, un equipo animoso y bien organizado que trata de sobrevivir en el océando y se deja cada bocanada en el intento.

Los tres puntos volaron al Bernabéu como un libro de autoayuda. El miércoles, ante el Cádiz en la ida copera, y el próximo sábado, ante el Getafe en Liga en el Bernabéu, la biblioteca deberia engordar en dos nuevos ejemplares. Y así, pasito a pasito, recuperar la confianza perdida, dejar el helado de nata y lanzarse a explorar el mundo.

Visto 1063 veces
Miguel Queipo de Llano

Estuve en Ámsterdam 98, París 00, Lisboa 14, Milán 16 y Cardiff 17; y además vi ganar 12 Ligas, 1 Copa del Mundo de Clubes, 1 Copa del Rey, 1 Supercopa de Europa y 9 Supercopas de España como espectador in situ. Por la tele han caído más. Y siempre con el señorío que me enseñaron los más grandes: Don Santiago, Don Alfredo, Juanito, Hugo Sánchez, Fernando Martín, Drazen Petrovic, Cristiano... Existen otros madridismos, y quizás mejores, pero el más divertido es éste.

@soymadridista

Sitio Web: www.soymadridista.com
Inicia sesión para enviar comentarios