Imprimir esta página
Lunes, 11 Abril 2016 23:58

RM - WOL: No habrá paz para los alemanes

Escrito por 
Valora este artículo
(2 votos)

Que nos saquen de este lío. El Real Madrid se mide esta noche (20:45, Antena3) al Wolfsburgo con una misión, remontar el 2-0 en contra cosechado hace seis días en Alemania y que, por subestimar al rival, ha provocado que todas alarmas se enciendan en Chamartín. Ese resultado en la ida de todos unos cuartos de final de Champions League, la única competición que por aquel entonces parecía a tiro, provocó un efecto demoledor en la afición, que sintió el sartenazo en la cabeza en Realidad Virtual y sin necesidad de gafas. Hoy, esa afición estará como siempre al lado de su equipo, de su club, incondicionalmente. Esperando que los jugadores saquen el orgullo, la casta y el fútbol necesarios para desfacer el entuerto.

Y no será sencillo. La euforia previa ante cualquier remontada nubla la vista, y conviene no perder la perspectiva. El Real Madrid es infinitamente superior al Wolfsburgo en todo: por calidad y profundidad de las plantillas, por historia, por recursos. Por todo. Pero el Wolfsburgo, que aparecía por la eliminatoria disfrazado de perita en dulce, ha resultado ser un pimiento de Padrón y de los que pican. A 90 minutos de protagonizar por fin una gesta en Copa de Europa, de lograr que por primera vez en la historia del club alemán sean ellos los protagonistas en toda la Prensa mundial. Desdeñar la motivación extra que provoca esa posibilidad sería menospreciar, otra vez, al rival. Como sucediera en la ida.

No es, en cualquier caso, una remontada al uso, aunque el Madrid ha gastado tanto el término que incluso se pidió "remontada" ante el Alcorcón en una eliminatoria de Copa. Enfrente no hay un equipo de los que hacen que el madridismo se levante de la cama con los ojos llenos de sangre pidiendo venganza, sino uno sin tradición europea, que no ha tenido ningún enfrentamiento polémico con el Madrid en toda su historia y que por no tener ni siquiera tiene a un par de lenguaraces en la plantilla con los que ensañarse. Así que la lucha no es contra un adversario palpable, sino contra un marcador en contra. Contra un pésimo marcador en contra.

Modric y Zidane, en la rueda de Prensa de ayer, pedían "cabeza fría" y "paciencia" al público. Justo lo contrario de lo que debe ser un estadio que pretende llevar en volandas a su equipo a sobreponerse a un marcador adverso. El Bernabéu debe apartar por un día su división, su posicionamiento en torno a la actitud y validez de determinados jugadores, y apoyar hasta el final, con independencia del resultado, hasta que el árbitro pite el final. Un equipo, un latido, un solo corazón.

No habrá grandes novedades en las alineaciones de ambos equipos respecto a las que se vieron las caras hace seis días. En el Madrid, todo hace suponer que Carvajal ocupará el lugar de Danilo en el carril derecho y que Benzema, ya recuperado de sus molestias, será el estilete ofensivo de los blancos. En el Wolfsburgo, los mismos que en la ida, con el peligrosísimo Draxler como amenaza más latente en lo que se presupone un partido en el que los de Hecking jugarán a la contra buscando el gol que les dé algo de tranquilidad. Una tranquilidad que el Bernabéu no les debe permitir ni un minuto: no habrá paz para los alemanes. ¡A por ello!

Visto 1199 veces
Miguel Queipo de Llano

Estuve en Ámsterdam 98, París 00, Lisboa 14, Milán 16 y Cardiff 17; y además vi ganar 12 Ligas, 1 Copa del Mundo de Clubes, 1 Copa del Rey, 1 Supercopa de Europa y 9 Supercopas de España como espectador in situ. Por la tele han caído más. Y siempre con el señorío que me enseñaron los más grandes: Don Santiago, Don Alfredo, Juanito, Hugo Sánchez, Fernando Martín, Drazen Petrovic, Cristiano... Existen otros madridismos, y quizás mejores, pero el más divertido es éste.

@soymadridista

Sitio Web: www.soymadridista.com
Inicia sesión para enviar comentarios