Imprimir esta página
Domingo, 22 Noviembre 2015 16:57

CAS 0 – 0 BAR: El Castilla no corta la depresión

Escrito por 
Valora este artículo
(2 votos)

El Real Madrid Castilla recibía en el Alfredo di Stéfano al líder de la categoría, el Barakaldo, con la intención de vencer, apoderarse del liderato y dar un golpe en la mesa. Ni lo uno, ni lo otro. El Castilla siguió la dinámica depresiva post-Clásico y firmó un encuentro en el que la grada entonó cánticos en contra del primer equipo, de Rafael Benítez y de Florentino Pérez.

El Real Madrid Baloncesto no va bien, el primer equipo tocó fondo ante el Barcelona y el Castilla resiste en la cuerda floja a sabiendas de que fallar los condenaría a alejarse del líder de la clasificación. Y los de Zidane lo notan. Su fútbol sigue siendo tosco, sin profundidad en las bandas y con una alarmante dependencia de las individualidades de los Mariano, Febas y Marcos Llorente de turno.

El Barakaldo fue una auténtica piedra de choque. Los de David Movilla se mostraron, a la par que su entrenador que no dejó de dar instrucciones a lo largo del partido, muy activos y agresivos durante los 90 minutos. Todo sea dicho, no son gran cosa con el balón, pero no quieren ceder el liderato y se nota. Su actitud no contrasta con la de los cachorros, ambos quieren ganar y sumar para terminar en lo más alto de la clasificación cuando termine la Liga, sin embargo el Castilla carece de las señas de identidad de los vascos: garra y sobriedad.

Sin profundidad en bandas el trabajo de recorrer la línea de cal recae en los laterales. Dani Fernández aún no es Fran Rodríguez y Tejero, diestro de pierna, no rinde al 100% por la izquierda. Javi Muñoz, Odegaard y Enzo, pese a ser jugadores de toque y gustosos de tener el balón en los pies, dirigen al Castilla a un constante e inocuo pase-pase en la frontal del área que no termina nunca. No hay ‘punch’, no se terminan las ocasiones y el rival vive tranquilo encerrado en su área.

La primera ocasión de peligro vino de las botas del norueguito, Marin Odegaard, que rompió a su lateral con un caño en línea de fondo y colgó un balón que Mariano remató a las manos de Alejandro, Zamora de la categoría y guardameta de los hoy visitantes. El Castilla, pese al dominio inicial, seguía perdido en el ya común pase-pase sin sentido y solo un potente remate de cabeza de Mariano que se estrelló en un compañero antes del final de la primera mitad inquietó a los de Barakaldo.

La segunda parte fue para olvidar. Solo el catalán Aleix Febas, el mejor de la tarde y que fue sorprendentemente sustituido minutos después, rompió la monotonía del aburrido partido con un disparo desde la frontal que volvió a atrapar con seguridad Alejandro. Poco después Martin Odegaard buscaba de nuevo fortuna con una falta muy colocada que volvió a detener el veterano guardameta.

El partido transcurría con monotonía y aburrimiento. El frío de Madrid heló a los jugadores, a la grada que ya ni tenía ganas de insultar a Benítez y también congeló los pensamientos de Zidane, que no realizó sus tres cambios y que no trató de cambiar la cara del equipo hasta el 75’ de partido. Cedrés, uno de los que entró para mejorar al Castilla, estuvo cerca de anotar en el 86’ con un disparo desde el área que se marchó fuera. Poco más. El partido fue un rollo que no cortó la depresión del madridismo.

Visto 919 veces Modificado por última vez en Domingo, 22 Noviembre 2015 18:30
Sergio García

Fútbol y periodismo, mis dos grandes pasiones en esta vida. Crecí escuchando al gran maestro Juan Manuel Gozalo y ahora disfruto viendo jugar a Cristiano 'el pavo real' Ronaldo. Los motes no eran el punto fuerte del bueno de Juanma. Cosecha del 93; casualidad o no, como el gol de la Décima.

Inicia sesión para enviar comentarios