FCB 68 -74 RMB Un gigante Campazzo guía al Madrid a un nuevo título liguero

El Madrid logró el título de liga en un complicado partido donde salió decidido a por la victoria desde el principio. Campazzo, MVP lideró a los suyos al 35º título de liga

0
-publicidad-

CAMPEONÍSIMOS Qué mejor manera que conseguir el título de liga ante el eterno rival a domicilio. La 35ª liga llegó en el 4º partido de la serie. Un Madrid muy serio salió desde el principio con la idea clara de llevarse el partido y por consiguiente la final. Todos estuvieron muy bien, en especial un hombre. Campazzo. El argentino fue un gigante siendo el más pequeño de los 2 equipos. Junto a Campazzo brillaron Tavares en el rebote (inmenso en la zona de ataque) o Rudy en la 1ª parte con sus triples. El Barcelona sufrió la nula actuación de Heurtel. Pangos le suplió bien pero a todas luces insuficiente. Hanga y Singleton le acompañaron y poco más.

Los blancos salieron motivadísimos ante un Barcelona que sorprendía con Pesic poniendo a Heurtel en el equipo titular. El poderío reboteador del Madrid se hizo patente en las primeras jugadas intentando minimizar la debilidad mostrada en los aros en los partidos anteriores de la final. Con un Rudy asesino desde el triple (3/3 en los primeros minutos) los blancos estaban muy concentrados pensando solo en llevarse el partido y a la postre el título liguero. El Madrid jugaba muy cómodo y el Barcelona se encontraba atenazado ante su público (8-19 minuto 5). Dominio del rebote y gran porcentaje de tres (5/7). Así las cosas, Heurtel se iba al banquillo con nula incidencia en pista. Y seguían pasando cosas en cancha. Oriola se marcha lesionado con 2 faltas y Rudy cometía también su segunda falta personal. Tras un tiempo muerto local, el Barcelona se levanta con un 9-1 de parcial con aportación vital de Pangos (17-20 minuto 8). Mientras tanto Ayón sufría defendiendo infructuosamente a Tomic y el Madrid terminaba venciendo por poco al final del primer periodo con el 21 a 24.

En el segundo cuarto, empezaba el “festival” de los árbitros. Nuevamente perjudicando al Madrid no pitando faltas muy evidentes con Campazzo al suelo en varias ocasiones. El Madrid además echaba de menos la aportación de Llull y Thompkins, sobretodo la del primero. A pesar de los problemas con la intensidad mostrada por los locales, el Madrid seguía liderando el marcador (30-34 minuto 16). Ayón se rehacía de su mal comienzo de partido aportando su granito de arena en la zona. Tavares hacía mucho daño en el rebote ofensivo y jugadores de ambos equipos iban cargándose de faltas poco a poco. El Barcelona lo intentaba pero los blancos se van ganando al descanso (33-37). Se rehizo de una situación complicada pero quedaba todavía la 2ª parte.

Tras la vuelta de vestuarios, Tavares volvía una y otra vez hacer un trabajo inmenso en el rebote ofensivo. Los blancos van haciéndose fuertes poco a poco (37-47 minuto 25) pero los locales se rehacen con Pagos en plan estelar, sustituyendo a Heurtel que estaba desaparecido. El canadiense es fundamental en el parcial de 8-0 que vuelve al Barcelona en el partido. Pero los locales olvidaron el “factor Causeur” que con 5 puntos vitales abre de nueva brecha en el marcador (45-52). El enfado de Pesic con Heurtel era más que evidente. Es otro capítulo más de la brecha entre estos 2 personajes. A pesar del aparente poco atrayente marcador el partido estaba entretenido y el Madrid ganaba a los 30 minutos (47-55).

En el último cuarto, Campazzo sigue haciendo méritos para convertirse en MVP de la final y Heurtel con ganas de irse pronto al banquillo cometiendo su 4ª falta personal. El rebote ofensivo del Madrid seguía ganando enteros y el Barcelona era incapaz de anular ese factor fundamental. Los de Laso se iban creciendo en un ambiente claramente hostil y todos aportaban además de Campazzo, mención especial para Causeur que brillaba en momentos puntuales pero eficientes para la causa blanca. El Barcelona se iba desesperando poco a poco, los tiros no les entraban y estaban previendo que el eterno rival iba a ganar en pista foránea. Pero aún quedaba un poco de tiempo (55-64 minuto 38). El efecto Pangos se había diluido hacía ya varios minutos y el Madrid se encontraba muy cómodo liderados por un inmenso Campazzo. Al final los blancos gestionaron muy bien los últimos minutos y se llevaron una liga que sabe a gloria.

Compartir
Madridista desde pequeñito, solo podía ser seguidor del mejor equipo del mundo; bastantes desgracias tiene la vida como para llorar por el deporte y ser fan de un equipo perdedor. Como lo mío no era precisamente ganarme las habichuelas jugando al baloncesto, decidí que lo mejor era verlo desde el otro lado de la barrera, y qué mejor forma que narrar los éxitos del Real Madrid de baloncesto. Mis referentes ligados a este deporte, sin lugar a dudas, han sido la plata olímpica de los Ángeles 84, el colegio San Viator (de donde salieron gigantes como Juan Antonio Corbalán y Carlos Jiménez) y mis hermanos mayores. Después de varios trabajos y alguna estancia en Irlanda decidí sentar la cabeza y ahora presto el mejor servicio al ciudadano desde mi posición de funcionario de la Comunidad de Madrid. No cuajó la opción de ser coordinador de cheerleaders, pero os dejo una foto ellas para que veáis que al menos lo intenté...