PON 2 – 0 CAS: ni Belman puede evitar que el barco se hunda

El equipo de Solari cae nuevamente derrotado y se encuentra un punto por encima del descenso en estos momentos

0
-publicidad-

Un punto por encima del descenso, así ha terminado el Real Madrid Castilla su encuentro tras ser derrotado como visitante ante el Pontevedra. En esta categoría se puede perder, y más fuera de casa, pero la imagen que está dejando el equipo las últimas semanas es muy negativa.

Para el encuentro Solari decidió mover piezas e introducir en el once titular a Manu Hernando (debutaba esta temporada), Javi Belman y Toni Segura. Tres jugadores no titulares que el año pasado habían sido muy importantes con Guti. Su rendimiento fue bueno, estupendo en el caso del meta, pero no sirvieron para que cambiara el juego del equipo: aunque los primeros minutos hicieran de espejismo a este respecto.

El estadio del Ponteveda parecía un auténtico escenario de fútbol, y durante los primeros minutos, los Cachorros se encontraban muy cómodos sobre el verde. Pero con el paso de los minutos fueron perdiendo más protagonismo los blancos y empezando a aparecer Javi Belman cada vez más en juego. Mientras las malas noticias se sucedían y Jaime Sánchez que encadenaba tres titularidades, se retiraba del terreno de juego lesionado. Su salida ofrecía cierto optimismo.

Óscar era el único que parecía tirar del equipo y que se daba cuenta de que se podían buscar alternativas como los disparos lejanos. Mientras la primera línea de presión hacía mucho daño a los Cachorros y Belman seguía apareciendo para salvar a los suyos mientras una preguntaba pasaba por la mente de todos los espectadores: ¿cuánto tardará en llegar una ocasión que el portero alicantino no pueda detener?

La respuesta, viendo como iba avanzando el encuentro, tardó en llegar algo más de lo esperado, y lo hizo de un modo bastante polémico pues Añón, autor del gol anotó con la mano tras una mano previa del jugador que dio el centro de gol (rebotando en un jugador blanco).

El gol terminó de hundir al equipo de Solari que se desenchufó totalmente del partido y no encontraba su sitio. El Pontevedra no tardaría en hacer gol por mediación de Berrocal, canterano de La Fábrica. Y si las cosas ya iban mal, Manu Hernando sufrió una serie de problemas musculares, y tras media hora jugando lesionado, tuvo que salir lesionado.

Por fortuna, el Pontevedra no tuvo mala fe y no buscó hacer más daño del necesario, terminando 2 a 0 el encuentro.

Compartir

Soy abogado, ¿y qué es lo que hago aquí? No lo tengo muy claro, pero voy por mi cuarta temporada en SoyMadridista y cada día me lo paso mejor. Tengo por costumbre hacer la carta de presentación de jugadores que no la necesitan, basta con sacar algo de tiempo en verlos jugar. Pero, ay, el tiempo, cuán fungible es. Justo ahí es donde entro en escena.