UNI 80 – 75 RMB: El rebote pone fin a la racha

El Unicaja consiguió romper la racha de 13 victorias consecutivas del Madrid. Los locales muy superiores ante un mal partido de los blancos

0
-publicidad-

El Unicaja consiguió derrotar al Madrid por 80-75 y acabó con la racha de 13 partidos ganados de manera consecutiva por los blancos. Desde el 0-3 inicial, el Madrid fue muy inferior frente al Unicaja. Se consiguió empatar el partido pero no fue suficiente para amarrar la victoria, tras conceder 15 rebote ofensivos a los andaluces. Fue nadar para morir en la orilla. McCallum, Waczynski y Nedovic lideraron al Unicaja y Doncic estuvo muy solo por las filas blancas.

Después de un 0-3 inicial, el Unicaja reaccionó de manera que sorprendió al Madrid con un parcial de 11-0. El tiro exterior y una buena circulación de balón permitió esa ventaja ante un Madrid un tanto confiado. La rotación de Laso poco a poco permitió cortar la hemorragia con la aportación de Doncic y Maciulis (18-15 minuto 8). Sin embargo, los locales fueron capaces de lograr que el primer cuarto se quedara en casa con el 20-15.

En el segundo período las cosas no mejoran para los intereses blancos. Desde ese 18-15, el Madrid encaja otro parcial de 12-0. Con una defensa aguerrida, muy metidos en el partido, el Unicaja domina claramente el partido. Quizá la diferencia no parecía muy grande pero la sensación era bastante superior. Shermadini y Suárez en el rebote hacían mucho daño, sobretodo el georgiano. Al final del cuarto, un 38-27 dejando muchas dudas en las filas blancas. El 31% en tiro exterior del Madrid y solo 5 asistencias daba que pensar. Solo Doncic parecía destacar sobre el resto del equipo. Además Campazzo llevaba ya 3 faltas al descanso si eran pocos los problemas.

Tras la reanudación, el Unicaja sigue liderando el partido con el empuje de su público. Con el 45-39 a Tavares se le pita la cuarta falta y por poco no se le pita la técnica que hubiera supuesto la quinta falta. Con el 48-39, Doncic , Reyes y Rudy transforman un parcial de 9-0 que va metiendo al Madrid dentro del partido, dándole unas opciones que unos minutos antes parecía casi imposible, de hecho consiguen empatar a 48. Sin embargo un pequeño arreón del Unicaja con un triple a tablero sobre la bocina de Waczynski deja de nuevo la ventaja para los locales con el 57 a 52. La imagen del Madrid mejoraba ostensiblemente pero todavía no era suficiente para darle la vuelta al partido. McCallum lideraba al Unicaja en el tercer período.

El 60-52 con el que se puso el Unicaja al inicio del último cuarto no invitaba al optimismo. El partido se iba calentando además con protestas del público creyendo que se favorecía al Madrid. En unos instantes, el encuentro parecía un intercambio de triples. Tras tres triples consecutivos (66-57 minuto 34) la incertidumbre ante la victoria todavía seguía vigente. La cuarta de Campazzo ante el desconcierto madridista complica todavía más las cosas. Augustine con 4 puntos en esos minutos dejaba el 72-61 en el marcador a falta de 3 minutos para el final del partido. Un triple de Nedovic dejaba prácticamente el partido sentenciado. En un encuentro de nuevo ganando intensidad en los momentos más calientes tras el 77-64, el Madrid hace un heroico esfuerzo con un parcial de 7-0 a falta de 50 segundos que provocaba un tiempo muerto de Joan Plaza (77-71). No fue suficiente. El Unicaja supo gestionar el final del partido y el Madrid fue víctima del mal partido realizado. A pensar en el siguiente partido en San Sebastián en este carrusel que es el calendario del Madrid de baloncesto.

Compartir
Madridista desde pequeñito, solo podía ser seguidor del mejor equipo del mundo; bastantes desgracias tiene la vida como para llorar por el deporte y ser fan de un equipo perdedor. Como lo mío no era precisamente ganarme las habichuelas jugando al baloncesto, decidí que lo mejor era verlo desde el otro lado de la barrera, y qué mejor forma que narrar los éxitos del Real Madrid de baloncesto. Mis referentes ligados a este deporte, sin lugar a dudas, han sido la plata olímpica de los Ángeles 84, el colegio San Viator (de donde salieron gigantes como Juan Antonio Corbalán y Carlos Jiménez) y mis hermanos mayores. Después de varios trabajos y alguna estancia en Irlanda decidí sentar la cabeza y ahora presto el mejor servicio al ciudadano desde mi posición de funcionario de la Comunidad de Madrid. No cuajó la opción de ser coordinador de cheerleaders, pero os dejo una foto ellas para que veáis que al menos lo intenté...

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here