El complicado año de Elías Ramírez

El guardameta blanco llegó en calidad de cedido (sin opción de compra) y no ha podido disputar aún minutos

0
Elías Ramírez
Elias posando en la portería del Mallorca.
-publicidad-

La planificación de una temporada se puede torcer fácilmente por una serie de reveses e imprevistos, pero más fácil es aún que se tuerza la planificación deportiva individualizada de un jugador. El ejemplo perfecto de ello esta temporada es Elías Ramírez, guardameta de edad juvenil que sobre el papel iba a alternar la portería del Castilla con la del Juvenil A, al que una lesión en su rodilla le ha privado de la oportunidad de tener minutos con la camiseta blanca. Tanto oficiales como no oficiales.

Elías Ramírez, llegó ya lesionado del Mallorca, sin embargo, la entidad de su lesión de rodilla se agravó tras recaer de la misma ya en Valdebebas hasta el día de hoy. La conclusión ha resultado en que Elías no haya podido contar con minutos esta temporada en el año en que parecía más factible jugar por las múltiples lesiones sufridas por los guardametas de cantera, destacando la de Luca Zidane.

Los planes del equipo blanco respecto de Elías nunca terminaron de estar claros, ya que llegó en un momento en que Moha estaba discutido por ciertos temas extradeportivos, y se le asignó al dorsal 1 en la UEFA Youth League. Sin embargo, en la página web del equipo blanco aparece como integrante de pleno del equipo de Solari.

Lo que sí es seguro, es que el año de Elías se ha torcido de manera notable consecuencia de su lesión no habiendo tenido el mallorquín la oportunidad de demostrar todas las bonanzas que sobre él se decían.

El Real Madrid abonó 100.000 euros por su cesión, y sí quiere seguir contando con Elías la próxima campaña tendrá que negociar con el equipo insular o bien abonar su cláusula de 9 millones de euros.

Compartir
Soy abogado, ¿y qué es lo que hago aquí? No lo tengo muy claro, pero voy por mi cuarta temporada en SoyMadridista y cada día me lo paso mejor. Tengo por costumbre hacer la carta de presentación de jugadores que no la necesitan, basta con sacar algo de tiempo en verlos jugar. Pero, ay, el tiempo, cuán fungible es. Justo ahí es donde entro en escena.