FCB 74 – 101 RMB: Que se den por saludados

El Madrid realizó un auténtico partidazo ante el Barcelona, demostrando otra cara totalmente distinta. Una gran defensa con Campazzo y Carroll sobresaliendo entre una gran actuación coral

0
-publicidad-

El Real Madrid dio un puñetazo en la mesa en casa de su rival eterno y presentó sus credenciales en la Euroliga para demostrar que la derrota en la Final de Copa fue un accidente. Desde el primer minuto, mientras le coreaban aquello tan manido de “Madrid, c…, saluda al campeón”, los blancos salieron decididos a por la victoria. La ventaja fue ampliándose según pasaban los minutos ante un diezmado Barcelona. Grandioso Campazzo (11 puntos, 9 asistencias, 3 rebotes y 3 robos), Carroll rompiendo el partido desde el principio, con Ayón y Reyes destrozando los tableros y una defensa agresiva se transformó en un partidazo por parte del Madrid. Hasta 6 jugadores consiguieron dobles dígitos en puntos. Se pueden dar por saludados.

Los madridistas salieron a la cancha con la intención de olvidar lo antes posible el fracaso de la Copa del Rey. Enchufadísimos desde el principio, con Carroll liderando (10 puntos en el primer período), salió con una defensa muy agresiva. Con un Barcelona mermado con la baja de Oriola, Sanders y Ribas, los blancos se aprovecharon y realizaron uno de los mejores, sino el mejor, período de la temporada. Robando balones, forzando faltas, machacando al contraataque, masacrando el aro con triples, dominando abrumadoramente el rebote. Un jugador como Pressey que daba descanso a Heurtel cometió 3 faltas en apenas 4 minutos. Volvió Ayón de manera continuada, no como en la final de Copa, demostrando todavía más poderío en el juego interior. Con el 13-30 tras un triple sobre la bocina de Vezenkov terminan unos grandiosos primeros minutos. Un gran 80 % de tiros de dos por parte del Madrid resume muy bien la sitaución en esos momentos.

Moerman con 7 puntos consecutivos intentaba remontar el partido, pero el resto del Barcelona no acompañaba al francés. Mientras, por el Madrid, la entrada de Reyes y Ayón insuflaba aire con anotación desde la pintura y además el mexicano poderío bajo el tablero que se reflejaba en la ventaja blanca superior a 15 puntos (19-36 minuto 13). Mientras el francés se va al banquillo exhausto, es relevado en tareas ofensivas por Tomic, que parece nuevamente motivado ante su ex. Con el 28-43, los locales protestaban al estar ya en bonus y no tener ninguna falta los blancos. Y ahí empieza el cambio de criterio arbitral. Con un parcial de 7-0 reducen los azulgranas la desventaja a 10 puntos (33-43 a 3 minutos del descanso). No importa. Tras un tiempo muerto, el Madrid sale como un vendaval nuevamente y apretando en defensa, con un Campazzo robando, asistiendo, metiendo triples complicadísimos ponen de nuevo otra gran ventaja con un parcial hasta el final del segundo cuarto de 9-2 que dejan el partido con el luminoso 35-52. Varios datos a tener en cuenta al descanso. 22 rebotes del Madrid por 12 del Barcelona. 0 pérdidas del Madrid. 12 asistencias de los blancos por 5 de los culés. El Madrid no tiene un gran porcentaje en triples (35.7 %) pero es que el Barcelona llevaba un 3/16 francamente mejorable. Los mejores por los locales son Moerman con 9 puntos y 3 rebotes, Heurtel con 7 puntos, 3 rebotes y 2 asistencias. Por el Madrid destacan Carroll (10 puntos), Randolph con 7 puntos, 3 rebotes y 2 asistencias, Reyes con 7 puntos y un gran trabajo aunque oscuro de Ayón saliendo del banquillo con 6 puntos y 6 rebotes. Sin olvidar a Campazzo con 6 puntos y 5 asistencias.

El Madrid volviendo del vestuario fue a romper definitivamente el partido. Con otro parcial de 12-4 dejó en estado shock a los locales. Tres triples consecutivos (dos de ellos de Carroll) dejó el partido en el minuto 22 con un sonrojante 39-64 para el Barcelona. A pesar de dos tiempos muertos de Pesic, el Madrid con una defensa nuevamente agresiva respondía a cualquier tímida reacción culé. Les parecía poca la ventaja con la dominaban y abusaban del Barcelona y querían más. Se les notaba muy tocados por la derrota hace 5 días y querían venganza. Con Campazzo nuevamente asistiendo y Ayón integrándose plenamente en la dinámica de los madridistas el partido se iba al término de los treinta minutos con la ventaja 57-83 y el partido ya decidido para los blancos.

Y poco que contar de ahí al final del partido. El Barcelona deseando que se acabara cuanto antes se le hizo muy muy largo. El Madrid jugaba a placer haciendo lo que daba la gana y seguía compitiendo como si hubiera partido apretado. Al final, hasta Randle conseguía anotar un triple lateral con el que segundos después finalizaba el gran partido realizado por el Madrid. Todos los jugadores anotaron excepto Maciulis que sólo jugó 11 segundos. En definitiva PARTIDAZO que nos deja con 14 victorias y 9 derrotas que nos coloca cuartos en la clasificación a dos de Olympiacos y Fenerbahce. Hasta 4 equipos están empatados a 14 victorias. Junto con los blancos se encuentran Khimki, Zalgiris y Panathinaikos.

Compartir
Madridista desde pequeñito, solo podía ser seguidor del mejor equipo del mundo; bastantes desgracias tiene la vida como para llorar por el deporte y ser fan de un equipo perdedor. Como lo mío no era precisamente ganarme las habichuelas jugando al baloncesto, decidí que lo mejor era verlo desde el otro lado de la barrera, y qué mejor forma que narrar los éxitos del Real Madrid de baloncesto. Mis referentes ligados a este deporte, sin lugar a dudas, han sido la plata olímpica de los Ángeles 84, el colegio San Viator (de donde salieron gigantes como Juan Antonio Corbalán y Carlos Jiménez) y mis hermanos mayores. Después de varios trabajos y alguna estancia en Irlanda decidí sentar la cabeza y ahora presto el mejor servicio al ciudadano desde mi posición de funcionario de la Comunidad de Madrid. No cuajó la opción de ser coordinador de cheerleaders, pero os dejo una foto ellas para que veáis que al menos lo intenté...

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here