Kroos, Modric y Marcelo: los fundidos por Zidane

Los tres jugadores no disputaban tantos minutos desde la segunda temporada de Ancelotti. El croata jamás había jugado tanto a estas alturas de campaña. Los tres son duda para la titularidad ante el PSG

0
-publicidad-

Kroos, Modric y Marcelo entre algodones para la visita a París de mañana martes, en la vuelta de los octavos de final de Champions tras el 3-1 cosechado ante el PSG en el Bernabéu. Ellos son tres de los pilares fundamentales del equipo blanco: perfectamente integrados en la dinámica del mismo, su papel es trascendental en los días en que se espera un partido duro, intenso, complicado, trabado y en el que decidirán los detalles. Como el de mañana. Sin embargo, los tres llegan, si es que lo hacen, justísimos de forma tras superar diferentes lesiones musculares. Y todo, porque el empeño de Zidane en no rotar esta temporada, en no aplicar la receta del Plan B que tan extraordinarios dividendos le reportó el curso pasado, ha terminado por fundir a la plantilla: ahora les ha tocado a ellos tres, veremos en el futuro. Estamos comenzando marzo…

Hace apenas tres temporadas, al término de la campaña 14-15, Carlo Ancelotti fue cesado de su cargo de entrenador del Real Madrid tras haber logrado un año antes la Décima. Los motivos, similares a los de ahora: se le achacó que su manía de no rotar y el mal estado físico de la plantilla por la falta de entrenamientos serios había terminado por repercutir negativamente en la plantilla, pese a que los pesos pesados de la misma, los que siempre jugaban, estaban encantados con él. Curiosamente, tres de ellos, tres que manifestaron públicamente su desacuerdo con la destitución de un Ancelotti que les ponía en todos los partidos, son los que ahora son duda para París.

1. Kroos

Kroos.

El centrocampista alemán lleva disputados hasta el momento 2.468 minutos de juego: unos pocos más de los que había jugado el curso pasado a estas alturas (2.450) y dos partidos más de los que disputó en las mismas fechas durante la campaña 15-16. Sólo en su primera temporada como madridista, la 14-15, la segunda de Ancelotti, Kroos había disputado más minutos a estas alturas de temporada: 3.002. Algo normal teniendo en cuenta que para ese curso el alemán había llegado como el gran fichaje del verano.

2. Modric

Modric

El más sangrante de todos. Modric, un futbolista extraordinariamente propenso a las lesiones (297 días de baja desde que llegó al club, contando con que ayer obtuvo el alta, y 49 partidos ausente por diferentes molestias) cuya fragilidad queda eclipsada por la de otros integrantes de la plantilla, lleva seis temporadas en el Real Madrid y nunca había jugado tanto a estas alturas de curso como ahora. Jamás. Casi tres partidos completos jugados más que en la 2015-2016, y casi mil minutos más disputados que en la 2014-2015. Conviene recordar que Modric cumplirá 33 años en septiembre, por lo que esta sobreexposición no puede sino ir a peor: cuando más se le debería cuidar es cuando más se le exprime.

3. Marcelo

Marcelo

Lleva desde enero de 2007 en el club, pero el lateral izquierdo brasileño tampoco había jugado tanto en el equipo desde la segunda temporada de Ancelotti. Por aquel entonces no tenía competencia (o sí, si alguien se anima a denominar “competencia” a Fabio Coentrao), y justo ahora que sí la tiene, en una apuesta arriesgada del club que obligó incluso a romper un pacto de no agresión con el Atlético, Theo Hernández, resulta que Marcelo, 30 años el 12 de mayo, casi juega más que nunca: sólo 81 minutos le separan de su tope a estas alturas como madridista.

Las conclusiones al respecto son claras. Si a los jugadores más veteranos, y por tanto con menos capacidad de recuperación física, les sometes a un sobreesfuerzo, llegan las lesiones musculares. Tal vez Kroos, Modric y Marcelo puedan finalmente ser de la partida mañana, como desea no sólo Zidane, sino todo el madridismo. Pero si lo hacen, llevarán encima una carga de minutos excesiva para lo que debería ser a estas alturas de temporada. Y ese debe sólo puede achacarse al cuerpo técnico.