Miedo a todo

4
-publicidad-

Tengo miedo. Miedo a todo. Miedo a descubrir qué hay en la nada. Quedan diez días para otra final de ‘Copaduropa’ y soy incapaz de dejar de pensar en los malditos “y si…”. Hemos ido a la guerra tres veces en los últimos cuatro años. De todas volvimos ilesos. Con claveles, sin heridas. Esquivando cabezas sin medallas. Pisando balas que habían matado a otros. Siempre a otros.

Normalicemos esta situación. O intentémoslo por lo menos. En realidad, tener pánico a perder es cojonudo, ¡es la hostia! Lo desconocido siempre asusta. Por eso estoy cagado y con el rabo entre las piernas cada vez que escucho Kiev. Porque no sé ni qué habría que hacer si al Liverpool le da por vestirse de nosotros. Sin embargo, el Madrid ha hecho que con 22 años que tengo mis miedos sean siempre pasajeros y se queden en nada, en anécdotas de un loco que sufre por amor.

Ahora bien, no seremos siempre Peter Pan. Habrá que crecer. Y como dice el marido de Laura Escanes: crecer es aprender a despedirse. Cada vez que ganamos una final de Champions tengo más claro que llegará un día en que no lo haremos y diremos adiós. Me hace gracia porque escribo esto fingiendo que acepto que la vida es así, cuando en realidad soy un ateo sin vergüenza alguna que no para de rezarle a un Dios al que nunca tiene en cuenta porque cree que no existe. Y todo para pedirle que no perdamos, que me muero.

Así estoy, querid@s. Intentando preparar una función trágica por si se nos cae el telón encima y, con él, el mundo. En 2016, antes de la final en Milán, estaba igual. Pensé que el fútbol no podía ser más hijo de puta con el Atlético de Madrid. Pero me demostro que sí, que no le debe nada a nadie, que manda él y que el Madrid, a menudo, le pone más tontorrón que el resto. Por eso quiero que vuelva a escupirme a la cara y me diga que sufro por vicio.

De todos modos, mi miedo a perder no lleva consigo ni una pizca de falta de confianza en mis muchachos. Ni mucho menos. Solo significa que lo que tengo es tan maravilloso que no quiero que se acabe por nada del mundo. No quiero que dejen de odiarnos. No quiero escuchar ningún ‘¡Por fin!’. No quiero ver a la ‘Orejona’ besuqueada por otros labios. No quiero vivir sin ella, macho. No puedo.

Compartir
Mientras intentas descubrir algo más sobre mí en estas líneas yo me ando paseando por algún lugar de Barcelona con el escudo del Real Madrid en el pecho. Desconozco si soy un valiente o un imbécil, pero me excita. Son tantos los que me miran mal como los que empatizan conmigo. Así que si algún día desaparezco que sepáis que o me han matado a palos o a besos. Y si eso ocurre… ¡Que nos quiten lo escrito y leído por aquí! Eso sí, ¿hablaréis bien de mí, no? ¡Más os vale!

4 COMENTARIOS

  1. Miedo?, si… hay miedo… el Real Madrid no es cualquier equipo, es el único que tiene un ADN ganador, porque para cualquier otro equipo ya solo el hecho de estar tantas veces en la final de la Champion sirve como caché mundial y serían ya catalogados como dueños del Olimpo, pero no el Real Madrid, solo sirve ganarlo, y no solo para sus seguidores, sino para el resto del mundo también, por eso como hinchas sentimos la presión del escudo al igual que el que la viste y entra a la cancha. Quien no sea seguidor del club merengue espera con ansias que caiga el RM, nadie quiere sobre ellos un techo tan alto para alcanzar, la propia UEFA no ve con buenos ojos que levantemos la orejona por tercera vez seguida, por lo que nuestros jugadores tendrán que enfocarse y concentrarse al máximo porque estarán solos, ellos contra el Liverpool y muchos otros más, y de ahí viene nuestro temor… pero no olvidemos quienes visten nuestro escudo… cada uno de ellos son nombres con jerarquía, con experiencia, no son ningunos tontos, son grandes profesionales que saben todo esto y muchos más, y que no están temerosos, no tienen dudas, por lo contrario van con ganas, entusiasmados, con hambre de que llegue el día y afrontar este desafiante reto… por ello nos debemos a su entrega, a nuestro escudo y a nuestra historia…!!! Hala Madrid!!!

    • ¡Coincido al 100% con lo que dices! De hecho, creo que ese temor viene más por el aficionado. Ellos estoy seguro que no dudan. Llegan a una nueva final y, como las anteriores, estarán convencidos de que si hacen un gran partido la ganarán. Y me gusta que saques el tema de “no les interesa que ganemos” porque pienso que es así. Una competición como la Champions, que tenga 3 años seguidos el mismo vencedor, puede ser extraño o incluso malo para la competición. Pero como el Madrid es otra cosa, ¡BIENVENIDO SEA! Ojalá así sea. Crucemos los dedos. Un abrazo fuerte y gracias Ramón 😉

  2. Que bueno Eloy!!! Tengo que decirte que siento lo mismo que tú y aunque tengo más años que tu , tampoco he visto perder 1 final , llevo ya 6 seguidas vividas con ese miedo ,sobre todo la de Lisboa, y siempre pienso que alguna habrá que perder…pero que sea la del 2020 , después de ganar la 14 el año que viene en el wanda al aleti y completar así nuestra particular trilogía 🙂

    • Muchas gracias!!! Al final, creo que es algo natural de nuestro día lo de tener miedo. Quizás los jugadores no lo tengan, pero el aficionado sí. Nos ha ido siempre muy bien, a nuestros rivales muy mal y uno siempre piensa en si se dará la vuelta al asunto. Ojalá que no. Firmo perder la de 2020 ya mismo jajajaja. Un abrazo fuerte y gracias por dejar un comentario 😉

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here