El modelo Florentino Pérez: títulos, facturación e inversión

2
El modelo de negocio del Real Madrid
El modelo de negocio del Real Madrid
-publicidad-

Según el informe “The European Elite 2017 – Football clubs’ valuation” realizado por KPMG, el Real Madrid es el segundo club de fútbol del mundo por valor comercial, con una valoración que ha logrado rebasar los 3.000 millones de euros y sólo superado por el Manchester United, que tiene un valor 100 millones de euros superior. Un dato que quizás no refleje fielmente el poderío de un equipo de fútbol que ha ganado tres de las cuatro últimas Champions League, pero que demuestra que el Real Madrid es mucho más que un simple club deportivo.

El Real Madrid es una compañía de comunicación, o una empresa de entretenimiento, o una mezcla de las dos cosas, el tan cacareado infotainment. Pero que basa su tremenda fortaleza financiera en los resultados sobre el campo. Sin ellos, la estructura se tambalearía. El propio Florentino Pérez lo ha dicho en numerosas ocasiones: “Si fichas a grandes jugadores, llegarán grandes ingresos y podrás seguir fichando. Era una ecuación económico-deportiva que nos enseñó Bernabéu en los años 50. Dio sus frutos. De perder dinero, pasamos a ganar dinero, a tener una estabilidad económica y después una estabilidad deportiva”, señala el presidente cada vez que tiene ocasión.

“Ahora estamos perfeccionando nuestro sistema, porque hay clubes con mucho poder económico que antes no estaban. Sus propietarios tienen muchísimo dinero. Nosotros tenemos que trabajar con la imaginación, porque el club sigue siendo de los socios. Así hemos vivido 115 años y queremos vivir muchos más”, remata.

Sustancialmente, el modelo económico-deportivo de Florentino Pérez es sencillo: el fortalecimiento de la plantilla con jugadores de renombre no sólo hace más fuerte el equipo, sino que también lo hace más atractivo para los patrocinadores, que a su vez invierten grandes cantidades que permiten al club alimentarse con otros nuevos futbolistas. Un círculo que de momento no es que no sea perfecto, es que sigue funcionando como un reloj, como demuestran los datos económicos del club.

Porque estos datos son incuestionables: la facturación neta en el Real Madrid durante los últimos cinco años ha estado en constante crecimiento: de los 513,3 millones de euros de la temporada 2011-2012 a los 620,1 de la temporada 2015-2016, la última disponible de momento. Y todo ello, con un balance muy compensado de ingresos: 31% de la gestión comercial, 28% de derechos de televisión y medios y un 25% del estadio. Con todo ello, se espera haber cerrado el balance de la campaña 2016-2017 con unos ingresos de 675,3 millones de euros, un nuevo récord en la entidad.

Ingresos recurrentes del Real Madrid
Ingresos recurrentes del Real Madrid

 

Pensando en términos brutos de venta, los blancos, el año pasado, han presentado un margen EBITDA del 26,2% y un EBIT de 6,3%. En relación con el volumen de negocio, el Real Madrid sufre menos las “amortizaciones” de entrada, que a pesar de ser altas pueden ser fácilmente absorbidas por la estructura financiera de los blancos. Gracias a este aumento de la autonomía propia, que proviene de la capacidad de asegurar fuentes de ingresos recurrentes, el Real Madrid puede permitirse el lujo de contratar a los mejores jugadores y a los más codiciados, año tras año.

No es sorprendente, por supuesto, que la masa salarial del equipo blanco sea de las más altas, pero incide en un porcentaje pequeño en las arcas del club: en 2015-16, los gastos de personal (pagos a jugadores) ascendieron al 49,5% del presupuesto, frente al 50,1% en 2014-15, y sin duda muy lejos del 70% identificado por la Asociación Europea de Clubes identifica como de riesgo. El Madrid conserva aún margen de maniobra suficiente en ese apartado.

Gasto en nóminas del Real Madrid
Gasto en nóminas del Real Madrid

Las inversiones en los jugadores y el aumento del volumen de negocio han permitido al Real Madrid invertir no sólo en el equipo. Además de la compra de Cristiano Ronaldo y Gareth Bale, entre otros, el equipo blanco ha realizado inversiones estructurales para mejorar la imagen de marca y fortalecer los resultados deportivos. En 2015-16, así, junto a 94 millones de inversión en la adquisición de jugadores, el Real Madrid invirtió otros 23 en el mejoramiento de las instalaciones, incluyendo el apartado digital de la entidad.

Inversiones realizadas por el Real Madrid
Inversiones realizadas por el Real Madrid

En los 16 años que van de la temporada 2000-2001 a la 2015-2016, el Real Madrid ha invertido 241 millones de euros en la mejora del estadio Santiago Bernabéu, entre modernización de las estructuras, mejoras para los espectadores, servicios multimedia y áreas comerciales. A ello hay que añadir los 197 millones de euros que costó la construción de la Ciudad Real Madrid, el centro deportivo de un club de fútbol más grande del mundo, con sus 120 hectáreas.

Esta estrategia deportivo-económica es la que ha llevado al Real Madrid a convertirse no sólo en el primer equipo en ganar dos Champions League consecutivas, sino también a ser una de las entidades de referencia en todo el mundo desde el punto de vista económico. Con el modelo Florentino Pérez.

2 COMENTARIOS

  1. Enhorabuena por el cambio de look de la página, se ve mejor ahora. Te sigo por twitter por la información de la cantera que das, me encanta ver los partidos de los chavales y saber de ellos.
    Quisiera aprovechar, para preguntarte si sabes algo de los contratos nuevos con adidas y fly emirates, porque en la valoración económica que hacen del Madrid nunca se toma en cuenta lo desfasados que éstos están.
    Gracias por vuestro trabajo.

    • Hola, Agus. En principio los nuevos contratos se cerrarán a lo largo de esta temporada. Con Emirates terminamos con el final de la temporada y sé que hay muy buena sintonía para la renovación al alza, pese a que al principio hubo desacuerdos. Con Adidas tenemos contrato hasta 2020, pero los de Football Leaks filtraron uno nuevo que estaba a punto de ser firmado pero que, por lo que sea, no lo ha sido. Así que por ese lado tendremos que esperar.
      ¡Muchas gracias por los piropos!