Mayoral marcó al Levante su único “no gol” oficial con el Madrid

El canterano madridista anotó un tanto en el Ciudad de Valencia en el triunfo del Real Madrid de Zidane (1-3) durante la Liga 2015-2016. El colegiado anotó gol en propia meta de Mariño

0
-publicidad-

Borja Mayoral anda examinado bajo la lupa por una parte del madridismo que considera que el parleño, pese a sus impresionantes registros goleadores en todos los equipos de La Fábrica por los que pasó, no tiene nivel para estar en la primera plantilla del Real Madrid. Este sábado, sin embargo, Mayoral se cruza el único equipo al que le ha marcado un gol oficial, o más bien un “no gol”: el Levante.

Fue en la jornada 27 de la temporada 15-16. En el estadio Ciudad de Valencia, el 2 de marzo de 2016, un Madrid plagado de bajas (estaban lesionados Marcelo, Modric, Benzema y Bale y sancionados Carvajal y Sergio Ramos) se medía al equipo granota y Zidane alineaba un equipo de circunstancias. Con Mayoral ejerciendo de nueve, Cristiano por izquierda y Lucas Vázquez por derecha. Isco y James eran suplentes, por cierto. En el minuto 38, Mayoral engatilló un derechazo desde la frontal, su disparo se fue contra el poste, golpeó en el meta levantinista Mariño y se convirtió en el 0-2 para los blancos. El acta recogió gol en propia meta de Mariño, pero el gol fue de Mayoral, por mucho que los estadistas digan que no y De Burgos Bengoetxea, colegiado aquel día, no aceptase las súplicas de Mayoral de camino a vestuarios durante el descanso.

Este sábado, el Levante vuelve a cruzarse por delante de Mayoral, quien sólo ha disputado 289 minutos en total con el primer equipo blanco entre todas las competiciones. Y en esos  minutos, en esos 17.340 segundos, sólo en uno de ellos encontró el gol, aunque rebotase en un rival. Quizás este sábado, en el Bernabéu, tenga oportunidad de marcar sin rebotes.

Compartir
Yo vi jugar a Del Bosque, así que llevo unos cuantos años yendo al Bernabéu. Socio desde 1986, mis recuerdos van ligados al Madrid del Di Stéfano entrenador, el de los cinco subcampeonatos, que me forjó en madridismo ante los malos tiempos, y al de la Quinta del Buitre, la poesía y las pelotas hechas fútbol. Desde 1996 dando la barrila en esto del periodismo deportivo, aunque hace años que es mi hobbie y no mi profesión.