RMB 81 – 74 PAN: El efecto Llull hunde al Panathinaikos

El Madrid consiguió una gran victoria basada en la defensa con una gran segunda parte. Carroll fundamental y Llull volvió en el último cuarto para sentirse de nuevo importante

0
-publicidad-

El Madrid consiguió una trabajada victoria ante el Panathinaikos por 81-74 dejando el 2-1 en la serie y con posibilidad de cerrar los cuartos en 48 horas. Una gran segunda parte con un juego y una defensa digna de mención con un Carroll espectacular y con un Llull que volvía de su lesión y aunque no estuvo nada acertado consiguió 8 puntos en el último cuarto vitales para el triunfo. De poco sirvió el gran partido de Calathes secundado por Gist.

Muy buenos minutos los jugados por el Madrid al principio del partido. A pesar de una mayor ambición blanca, Calathes y James no dejaban que los verdes se fueran del partido (empate a 7 minuto 3). Había inquietud y nerviosismo en ambas filas dada la importancia del partido (o mejor dicho de la serie). A pesar del ambiente que poco a poco iba poblando el Wizink Center, el Madrid no daba con la tecla. Debuta Llull pasado el ecuador del cuarto ante un entregado público y en los primeros minutos se le notaba muy ansioso por conseguir una canasta marca de la casa. Lo intentó con un par de triples lejanos sin fortuna pero aparentemente se le veía bien físicamente. Del 13-11 se pasa a un 13-17 con varias pérdidas de balón y contraataques con mates de los griegos. Un pequeño rush final empata a 17 al término de los primeros diez minutos con un triple imposible de Rudy sobre la bocina. El triple blanco la asignatura pendiente y son ya varios partidos. Hay que señalar los buenos minutos de Taylor durante el primer cuarto.

Con la entrada de Carroll el Madrid le da la vuelta al partido con 5 puntos consecutivos del de Wyoming (26-20 minuto 13). Sin embargo, Carroll sufre defendiendo a Calathes, hecho que aprovecha el internacional griego para imponer su calidad. Se siguen perdiendo balones y los griegos otra vez empatan el partido. Cuando parecía que las cosas no funcionaban (Llull, Doncic…) sobresale Randolph que con clase y calidad y permite darle un empujón que insufla al resto del equipo. Del 34 iguales, el Madrid consigue un pequeño parcial final hasta el descanso de 6-0. Entre otras cosas una técnica a Pascual (que se mereció la descalificante y no se le pitó), otra canasta de Carroll y un mate estratosférico de Doncic que puso el Wizink muy caliente. Como decíamos, el público iba llenando el recinto poco a poco debido al horario adelantado y ya en el segundo cuarto se notaba un ambiente espectacular. Con el 40-34 se iban los dos equipos a los vestuarios. No se estaba viendo un gran partido pero al menos el Madrid llevaba un poco la iniciativa. Los mejores eran Randolph con 8 puntos y Rudy con un esfuerzo a destacar se iba con 7 puntos. Por los visitantes 9 puntos de James y Calathes con 7 los mejores.

A la vuelta de los vestuarios, el Madrid esta vez sí, decidido a por el triunfo. Comandando Doncic las operaciones, la circulación del balón es eficaz y Ayón ejecuta como sabe por la zona provocando constantes desajustes defesivos. Con el 50-37 tiempo muerto a 5 minutos del final del cuarto. Cuando mejor iban las cosas a Calathes le empiezan a entrar los triples y con 10 puntos en el tercer período dejan la ventaja blanca en casi nada (57-53 minuto 29 que es como finaliza el cuarto). Algunos de esos puntos del internacional griego se consiguen “gracias” a la mala defensa. Una pena porque el juego del Madrid había ganado muchos enteros y no se traducía en el marcador.

Al principio del último cuarto, minutos poco vistosos para el espectador. Con defensa rocosa y con Llull de nuevo intentado sus mandarinas pero el jugador menorquín no tenía su día y seguía con 0 puntos en su casillero. Calathes de nuevo asumiendo su función de líder del Panathinaikos con Gist de escudero de lujo ponen un inquietante 62-62 a 5 minutos para el final del partido. Las cuartas faltas de Rudy y Carroll un problema para Laso. Justo después anota Llull una difícil canasta ante el fervor del público. Y no sólo eso, anota 2 triples de los suyos cuando llevaba una tarde francamente desalentadora en el peor momento de los suyos. Con el segundo el Madrid vence 70-63 ante la incredulidad de los griegos en el minuto 36. No estaba hecho, Calathes y un reaparecido James empatan a 70 en muy poco tiempo. Se notaba mucho nerviosismo en el ambiente. Poco duraban las ventajas y se lo iban a jugar todo al final del partido. Después del 73-72, Carroll consigue un importantísimo 3+1 que provoca ya el júbilo de los presentes. De ahí al final, el Panathinaikos fue presa del nerviosismo con fallos y faltas constantes. Reyes puso la puntilla dejando el 81-74 definitivo.

Compartir
Madridista desde pequeñito, solo podía ser seguidor del mejor equipo del mundo; bastantes desgracias tiene la vida como para llorar por el deporte y ser fan de un equipo perdedor. Como lo mío no era precisamente ganarme las habichuelas jugando al baloncesto, decidí que lo mejor era verlo desde el otro lado de la barrera, y qué mejor forma que narrar los éxitos del Real Madrid de baloncesto. Mis referentes ligados a este deporte, sin lugar a dudas, han sido la plata olímpica de los Ángeles 84, el colegio San Viator (de donde salieron gigantes como Juan Antonio Corbalán y Carlos Jiménez) y mis hermanos mayores. Después de varios trabajos y alguna estancia en Irlanda decidí sentar la cabeza y ahora presto el mejor servicio al ciudadano desde mi posición de funcionario de la Comunidad de Madrid. No cuajó la opción de ser coordinador de cheerleaders, pero os dejo una foto ellas para que veáis que al menos lo intenté...