SUE – COR: Espionaje y confusiones

0
-publicidad-

De todo menos un partido de fútbol. Una previa llena de espionajes y camisetas cambiadas para confundir. En mitad de todo ese tumulto se disputa este mediodía en el Nizhny Nóvgorod (14:00h/Cuatro) el Suecia – Corea del Norte.

No habían viajado ni siquiera a Rusia y los coreanos ya estaba sufriendo espionaje por parte del combinado sueco. Un tal Jacobson, analista de oficio y del cual se desconoce el apellido, fue a una casa situada en los alrededores de la concentración de Corea y observó todos los movimientos del seleccionador, Shin Tae-Yong. Fue en Austria y todo ocurrió el pasado mes de abril.

“Tuve que escalar una montaña durante mucho tiempo para llegar al lugar, pero conseguí ver el entrenamiento desde una localización perfecta”, explica el propio Jacobson en una entrevista al periódico Swedish Daily Express. Una situación del todo rocambolesca que pilló por sorpresa al director de la orquesta sueca, Jane Andersson. “No he visto ningún vídeo en coreano, pero confío en que ganaré si me preparo bien”.

Por si esa dosis de espionaje no fuera suficiente para hacer una película y reventar la taquilla, la selección de Corea del Sur se ha inventado un método novedoso para confundir a sus rivales en el Mundial de Rusia 2018: poner a sus futbolistas camisetas con los números cambiados en los entrenamientos. Ojito a la explicación de su seleccionador: “Lo hacemos porque sé que para los europeos es difícil distinguir las caras de los asiáticos”.

Ambas selecciones están en el Grupo F, donde también se encuentran Alemania y México. Ayer saltó la sorpresa y los de Chicharito vencieron por 0-1 a los vigentes campeones del mundo. Los coreanos llegan con la etiqueta de ser los más débiles del grupo, pero en el fútbol estas etiquetas están para estrujarlas hasta romperlas completamente.

Suecia llega con el objetivo de seguir probándose a sí misma. Día 1 después de Cristo; después de Ibra. Vienen de dejar fuera de la cita mundialista a Italia –que se dice pronto– y arrancan un proyecto en el que todo pasa por todos, no solo por el narizudo. Las individualidades quedan a un lado y cobra importancia el bloque. Veremos quién coge la batuta y se hace con el timón. Jamás tendrán un líder igual.

Compartir
Mientras intentas descubrir algo más sobre mí en estas líneas yo me ando paseando por algún lugar de Barcelona con el escudo del Real Madrid en el pecho. Desconozco si soy un valiente o un imbécil, pero me excita. Son tantos los que me miran mal como los que empatizan conmigo. Así que si algún día desaparezco que sepáis que o me han matado a palos o a besos. Y si eso ocurre… ¡Que nos quiten lo escrito y leído por aquí! Eso sí, ¿hablaréis bien de mí, no? ¡Más os vale!