HGC 71 – 77 RMB Los blancos ganan un complicado partido

El Madrid se rehizo después de una mala primera parte y al final a pesar de los apuros ganó gracias a los pequeños detalles

0
-publicidad-

El Madrid ganó en Gran Canaria en un partido más complicado de lo que se preveía a priori. Después de una horrorosa primera parte blanca, la segunda parte el Madrid cambió el chip y se puso el mono de trabajo. A pesar del desastroso porcentaje triplista, el Madrid mejoró en defensa, dominó el rebote. Campazzo y Tavares los mejores por los de Laso y Hannah y Wiley por los locales.

Apenas había jugado el Herbalife Gran Canaria hacía 48 horas jugando el último partido de su participación en Euroliga y sin embargo no mostraba síntomas de cansancio. Saltó a la cancha con la intención decidida de ganar dada su delicada situación. Con una excelente defensa y un buen juego colectivo en cuanto a la ofensiva, con Wiley sobresaliendo un poco sobre los demás, el Madrid no se encontraba para nada a gusto en cancha. Tavares era el único que parecía estar “despierto”. Se echaba en falta la aportación de otros jugadores de Laso. La rotación que sí funcionaba en el Herbalife la retrasaba un poco Pablo Laso. Con 18-14 se termina el primer cuarto con un Madrid jugando un partido gris hasta ese momento.

El guión del primer cuarto continuó durante el segundo. Al principio parecía que surtía efecto la presencia de Carroll, Deck y Reyes pero se fue diluyendo según transcurría el tiempo. Los locales no dominaban en exceso pero sí lo suficiente como para tener una ventaja 5-7 puntos donde se sentían muy bien alentados por su público. El Madrid seguía en plena crisis ofensiva. Estaba irreconocible (0/9 en triples llevaba al descanso). Además acusaba mucho la ausencia de Tavares por descanso. Al descanso se van con 35-27 con sensaciones nada agradables. Hannah con 11 puntos y 3 asistencias liderando el juego colectivo amarillo y una gran defensa. Por el Madrid Tavares y Carroll los mejores en una mala primera parte.

La actitud de los jugadores blancos cambia radicalmente para mejor. Apoyados en una mejoría notable de la defensa y saliendo al contraataque, por fin empiezan a entrar los triples. Como un equipo totalmente nuevo va poco a poco remontando la situación hasta culminar la ansiada remontada con un parcial de 20-10 en menos de 8 minutos. Lo más negativo del tercer cuarto son las 3 faltas personales de Tavares en muy poco tiempo. La última de estas debido a una falta técnica. La dinámica ya estaba invertida para bien del Madrid con Rudy, Randolph y Campazzo como pilares fundamentales para el mencionado cambio, el 49-51 así lo certificaba a falta del último período.

Tras un intercambio de canastas entre ambos equipos durante el ecuador del último cuarto con el 63-61, Campazzo anotó 8 puntos de manera consecutiva anulando la reacción local con 2 triples de Verne, la ofensividad de Hannah y sobretodo la fuerza e ímpetu de Wiley que mantenían al Herbalife en el partido. Con el 65-69 (minuto 38) los blancos no dejaron que hubiera lugar a la sorpresa y gestionó muy bien el final del partido. El Herbalife estuvo a punto de conseguir la machada pero se quedó con la miel en los labios.

 

Compartir
Madridista desde pequeñito, solo podía ser seguidor del mejor equipo del mundo; bastantes desgracias tiene la vida como para llorar por el deporte y ser fan de un equipo perdedor. Como lo mío no era precisamente ganarme las habichuelas jugando al baloncesto, decidí que lo mejor era verlo desde el otro lado de la barrera, y qué mejor forma que narrar los éxitos del Real Madrid de baloncesto. Mis referentes ligados a este deporte, sin lugar a dudas, han sido la plata olímpica de los Ángeles 84, el colegio San Viator (de donde salieron gigantes como Juan Antonio Corbalán y Carlos Jiménez) y mis hermanos mayores. Después de varios trabajos y alguna estancia en Irlanda decidí sentar la cabeza y ahora presto el mejor servicio al ciudadano desde mi posición de funcionario de la Comunidad de Madrid. No cuajó la opción de ser coordinador de cheerleaders, pero os dejo una foto ellas para que veáis que al menos lo intenté...