RM – BET: Buscando a Hazard y a Modric

0
-publicidad-

Tiene suerte Eden Hazard. Mucha. El belga, el fichaje estrella del Real Madrid para esta temporada, ha consumido ya un tercio, cuatro meses, de su primer curso en el Santiago Bernabéu y, como el Lobo Feroz de los Tres Cerditos, apenas ha asomado la patita por debajo de la puerta, mientras las críticas se centran en otros jugadores. Más o menos algo parecido le sucede a un Modric al que hace ya un par de años que le agarró el viejazo, y con mano dura, pero que también se libra de las críticas por el tan manido “con lo que nos ha dao”. Hoy, ante el Betis (21:00, Movistar LaLiga), el belga y el croata serán titulares en un Real Madrid que, ya saben, tiene los problemas en su público, que los socios son unos cabrones y exigen al equipo que rinda acorde al nivel que se les presupone, y en el llamado Plan B, como si los jugadores que integran esa unidad hubieran venido solos, no los hubiera fichado nadie y las comisiones se pagasen solas.

El mal momento de ambos pasa casi inadvertido. El Madrid prefiere desviar la atención con Vinicius, a quien ha situado en el centro de la diana, y la Prensa afín se ha tirado al cuello del brasileño para matarle ante la opinión pública, que ha seguido la linde. Ocho partidos, un gol y una asistencia para el belga en 595 minutos. Vinicius, mientras, lleva los mismos guarismos anotadores y de centros de gol en un partido más, nueve, pero en solo 405 minutos. Y mientras al brasileño le preparan la horca, el belga aparece como el rescatador, como si no hubiera que exigirle más, mucho más.

El caso de Modric se asemeja, aunque es distinto. El croata ganó un Balón de Oro por su desempeño con la selección croata en el Mundial, porque no fue ni mucho menos su mejor temporada en el Madrid, pero desde entonces su ascendencia en el juego del equipo blanco ha ido en franco descenso, también motivado porque las lesiones que siempre le lastraban en los arranques de temporada ahora le traen más que frito. Modric ha pasado, es ley de vida, a un papel secundario por edad mientras otros crecen, pero aunque no sea capaz ni tenga motor para jugar dos partidos a la semana, habrá que exigirle que en aquellos que sí entre en liza sea capaz de marcar diferencias. Y ahora mismo no lo hace.

Hazard y Modric serán titulares hoy en el Madrid, junto con uno que nunca rota, Casemiro, y que debe estar ya a punto de cumplir el kilometraje (el millaje, más bien) de su segunda circunnavegación al mundo esta misma temporada. Casio corre el serio riesgo de romperse por el sobreesfuerzo, pero el pavor a perder un partido precisamente por no contar con él es aún mayor que el riesgo a que se lesione, parece. Militao y Mendy también apuntan a un once donde debería repetir Rodrygo, uno que ha entendido que no hacen falta alharacas, cohortes de palmeros ni Prensa flanderiana favorable para tirar la puerta abajo: para hacerlo hace falta trabajo, personalidad, suerte y, por supuesto, clase. La que tiene el osasquense.

No será el Betis un rival sencillo, pese a su delicada situación en la tabla, pese a que el cambio de estilo Setién-Rubi le esté costando mucho más de lo esperado y pese a que todo apunta a que el técnico catalán formará con un novedoso 3-3-3-1 para tratar de tener superioridad en el medio y hacer sufrir a los blancos en las transiciones, el mayor problema de los de Zidane junto con la falta de creatividad. Los verdiblancos han ganado en sus dos últimas visitas al Bernabéu y conviene no olvidar que en Halloween la cosa es proclive a que te puedan dar un susto, cosa para la que es especialista Loren Morón, vicepichichi de LaLiga, quién lo iba a decir.