El Informe Queipo (II): Medios y delanteros

0
-publicidad-

Analizados ya los porteros y los defensas, llega el turno de los centrocampistas y los delanteros. Las lesiones, la falta de regularidad, los sempiternos problemas con el gol desde que se marchó Cristiano Ronaldo, las carencias en la creación y la evidente falta de calidad de algunos jugadores han hecho del equipo un club previsible en su juego. Así es el Informe Queipo de estas dos demarcaciones en el Real Madrid 2020-2021

Centrocampistas

8. Toni Kroos. El salto cualitativo que ha dado el alemán esta temporada es digno de elogio. En un curso complicadísimo a todos los niveles, no sólo por la pandemia, Kroos se ha erigido no sólo en el metrónomo del equipo, algo que ya era, sino en un capitán con todos los galones gracias a su actitud y sus declaraciones públicas. El Madrid del inmediato futuro todavía tiene que pasar por sus botas, porque se lo merece y porque, sencillamente, no hay nadie mejor en su puesto: de los poquísimos jugadores estelares de este club hoy en día.

Nota: 8

10. Luka Modric. Recién renovado, el Madrid no puede depender de él para construír un nuevo proyecto. Si va a quedarse para sumar todo lo posible haciendo grupo, desatascando partidos complicados saliendo desde el banquillo y siendo titular en partidos no trascendentales para darle descanso a los titulares, perfecto. Pero ya no está para muchos trotes: no jugó en el arranque del curso, luego tuvo que salir para reparar desconchones haciéndose con la titularidad y aún y así ha llegado muerto al último mes y medio de curso. Toca cuidarle y sacarle el jugo que le quede.

Nota: 7

14. Casemiro. Es el termómetro del equipo y un referente también en sus comparecencias públicas. Si él estornuda, todo el Real Madrid se constipa. Si camina alegre y risueño, las mocitas le acompañan en el paseo. No ha sido una temporada fácil para el brasileño, pero sólo por su gol trascendental ante el Gladbach ya merece una estatua en el anillo superior del Nuevo Bernabéu. Indiscutible. Indispensable.

Nota: 7

15. Fede Valverde. Mucho más gris que el curso pasado, el uruguayo tiene presencia física pero su nivel futbolístico es muy justito para ser importante en el Real Madrid. Puede tener cabida en la plantilla para esos partidos en que es necesario echar mano de potencia por encima de calidad. Como se le ha vendido como si fuera el nuevo Lampard, lo mismo se puede sacar un pico importante por él si acude algún equipo Premier. Si se queda, su rol tiene que ser secundario o será una horrible noticia.

Nota: 5

17. Lucas Vázquez. El otro chico del pimpampún, con Marcelo. Pero como el físico le respeta y además su entrega sobre el campo sigue siendo máxima, en cuanto las lesiones le castigaron se le echó, y mucho, de menos. Es un complemento perfecto, puede asumir diversas posiciones rindiendo a un nivel medio notable y no renovarle suena a error. Eso sí, conviene ser claro: su rol debe ser ése y sólo ése: el de complemento.

Nota: 7

22. Isco. Desaparecido desde la final de Cardiff de 2017, tuvo un par de chispazos la temporada siguiente y desde entonces, la nada más absoluta. Un jugador con una clase brutal, absolutamente abandonado en lo físico y da la sensación que también en lo mental, por lo que no tiene siquiera pinta de futbolista en activo. Son demasiadas temporadas esperando que vuelva. Traspasar.

Nota: 2

28. Marvin Park. Una de las sorpresas del curso, porque pese a su potencia, fuera de toda duda, no parecía ni de lejos uno de los canteranos llamados a llegar al primer equipo. Ha cumplido como carrilero cuando le ha tocado, mostrando desparpajo y ganas, y se ha ganado el seguir en la órbita del club. Una cesión para jugar un año completo en Primera le vendría de maravilla para demostrar sus cualidades.

Nota: 6

30. Sergio Arribas. Tiene más nombre que fútbol, tal vez porque tenga un padrino poderoso. No es en absoluto mal futbolista, pero su físico parece alejado de la morfología predominante, de jugadores más potentes y con mayor recorrido. Necesita foguearse seguro para saber hasta dónde puede llegar en Primera.

Nota: 6

31. Antonio Blanco. Desde que llegó a Valdebebas procedente del Séneca cordobés había muchísimas esperanzas depositadas en este medio centro, y ha dado la razón a sus defensores cuando ha podido jugar. Liderazgo, colocación, sentido del juego… Lo tiene todo, pero juega en una demarcación donde el fútbol se gana a base de jugar, jugar y jugar. Esa experiencia sólo la puede coger fogueándose en un equipo europeo, donde además se le exprima físicamente.

Nota: 7

Delanteros

7. Eden Hazard. 160 millones de euros pagados por un futbolista que acababa contrato en un año, con unas cualidades perfectas para la Premier pero cuanto menos dudosas para una Liga como la española y, además, con problemas de sobrepeso. Resultado: un fiasco. Si además se le unen su falta de profesionalidad, sus problemas con las lesiones y su escasa mentalidad para convertirse en santo y seña del club, el resumen es obvio: traspasar de inmediato para tratar de perder la menor cantidad de dinero posible.

Nota: 1

9. Karim Benzema. Su falta de gol sigue siendo su mayor problema, se le siguen escapando ocasiones que un delantero del Real Madrid no debería fallar jamás y a veces su frialdad es desesperante. Pero es lo mejor que tiene el Madrid arriba y prescindir de él sería un pecado. En cualquier caso, por edad, es indispensable ir pensando ya en ir buscándole un recambio de garantías que permita dosificarle o darle descanso cuando pasa por uno de esos meses en que prefiere pensar en el olor de las nubes.

Nota: 7

11. Marco Asensio. No quería tirar del carro y al final le van a acabar atropellando los mulos. Tiene condiciones de sobra para ser un jugador determinante, pero mentalmente no da para liderar nada. Lleva demasiadas temporadas aquí y lo mismo la próxima es en la que explota. O lo mismo no. Si llega una buena oferta, habría que valorarla. Si no, puede quedarse pero con un papel como el de este curso: una pieza de quita y pon.

Nota: 5

20. Vinicius Jr. Tres temporadas en el Real Madrid y, aparte de efervescencia, sigue sin demostrar absolutamente nada. “El gol se entrena”, decían, pero se debe entrenar poco en Valdebebas porque sigue sin marcarle un gol al arcoiris y, lo que es peor, cada vez parece peor futbolista. El partido ante el Liverpool no puede ser el dedo que tapa la Luna. Su presencia en el equipo es desesperante. Traspasar si alguien pica, cosa complicada.

Nota: 2

24. Mariano. No tiene la culpa de haber sido el elegido para paliar la marcha de Cristiano Ronaldo, pero sí de haberse convertido en un funcionario, que parece conforme con su situación. No es delantero para el Real Madrid. Traspasar.

Nota: 1

25. Rodrygo. Tiene la calidad, pero no tiene la sangre. Lleva dos temporadas en el equipo, ha dejado algunas pinceladas de ser un jugador que puede ser muy importante y, si a Vinicius le han dado tres años para demostrar algo, Rodry se merece como poco lo mismo. Pero tiene que espabilar: el último tren pasa en la 21-22. Ojalá se suba.

Nota: 5

34. Hugo Duro. Cedido por el Getafe, vino para ser la estrella del Castilla porque ya había debutado en Primera y, aparte de estar más pendiente de su imagen que de su juego, no ha dejado gran cosa. Tuvo minutos en el primer equipo absolutamente intrascendentes. Devolver en cuanto acabe la cesión.

Nota: sc